Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Los mejores ejercicios y estiramientos para el dolor cervical

Molestias cuello

El dolor cervical es uno de los más comunes para cualquiera, y sufrirlo demasiado a menudo puede acabar convirtiéndose en un problema muy molesto. De hecho, llega a considerarse un dolor crónico aunque intermitente, y pese a que su intensidad muchas veces no sea excesiva, puede llegar a afectar a músculos y nervios del cuello y convertirse en un impedimento serio para realizar nuestras tareas cotidianas con normalidad.

Aunque el primer paso en los problemas cervicales siempre debe ser corregir la postura (los malos hábitos en este sentido acaban sometiendo a la musculatura de la zona a tensiones excesivas y poco deseables), también existen ejercicios y estiramientos para el cuello que nos ayudarán a fortalecer y relajar la zona para evitar los dolores. Además, no todo depende de la postura, y con el paso de los años es normal que las cervicales y la columna se vayan resintiendo, por lo que los ejercicios no nos vendrán nada mal a largo plazo para evitar un debilitamiento que agravaría el problema.

Para tonificar y ganar fuerza en los músculos del cuello, hombros y espalda alta, tenemos los siguientes ejercicios que después nos ayudarán a amortiguar los impactos:

  • Tumbados boca arriba en el suelo, con las rodillas dobladas pero los pies apoyados también en el suelo, respiramos lenta y profundamente un par de veces. Después, dirigimos la barbilla hacia el hombro, primero para un lado y luego para el otro.

  • De pie o sentados, movemos la cabeza para que la oreja se acerque a un hombro, y luego al otro. Después, en lugar de hacia los lados, movemos la cabeza hacia delante tocando el pecho con la barbilla y hacia detrás dejando caer la cabeza. Los movimientos siempre deben hacerse suavemente.

  • Sentados, balanceamos los brazos hacia los lados y hacia delante y detrás. También es aconsejable moverlos en círculos, e ir variando el sentido.

Al margen de los ejercicios para fortalecer, estirar la zona puede ser muy aconsejable para obtener alivio rápido una vez el dolor ha aparecido:

Estiramiento cuello

  • Una posibilidad es un estiramiento lateral, colocando una mano en el lateral de la cabeza y bajándola lentamente. Luego se realiza una leve fuerza con el cuello como intentando enderezarlo, siempre sin forzar, y después se pasaría al otro lado.

  • Agarrando por la espalda uno de los brazos con la mano opuesta y ladeando la cabeza hacia el lado que agarra. Luego estiraremos el brazo hacia atrás, y repetiremos con el otro lado.

En resumen, con un poco de esfuerzo previo podemos evitar muchos problemas posteriores, y si ya sufrimos molestias todavía estamos a tiempo por intentar aliviarlas. Eso sí, si notamos molestias con los ejercicios, es preferible dejar de hacerlos, pues puede que no los estemos realizando correctamente o no vengan bien en nuestro caso concreto.

Última actualización: 22 de June, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo