Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El síndrome metabólico, un verdadero peligro para la salud

sindrome metabolico Sin salud no podemos disfrutar de ninguna de las ventajas que nos aporta la actividad física y el deporte. Pero de forma viceversa, el ejercicio contribuye a gozar de una buena salud mediante una mejora considerable de la calidad de vida. El síndrome metabólico se encuentra peligrosamente en aumento en la actualidad. Las tasas de sobrepeso y obesidad son cada vez mayores en un mundo nutricional industrializado, algo que puede revertir el ejercicio físico regular. Conozcamos un poco más sobre este síndrome metabólico que tanto afecta a la salud de la población.

Pero, ¿qué es?

El síndrome metabólico es un conjunto de enfermedades o factores de riesgo que elevan la posibilidad de padecer enfermedades cardíacas, de diabetes u obesidad.

Es decir, aquellos que son más propensos a sufrir las citadas dolencias. Las probabilidades de sufrir una enfermedad cardíaca son dobles si se padece el síndrome metabólico y cinco veces más para el caso de la diabetes respecto a una persona que no lo tenga.

La causa más común es la obesidad. La tendencia actual, en cuanto a hábitos alimenticios se refiere, es consumir productos altamente procesados y con elevados niveles de grasa.

Si a esto se le añade un sedentarismo evidente por parte de sectores de la población, el síndrome metabólico es el resultado de la combinación.

La actividad física tiene muchos beneficios, uno de ellos también es la prevención de este síndrome.

Consecuencias

No solo el aspecto físico se ve perjudicado, más importante son las consecuencias fisiológicas nefastas para la salud.

A las que se van a citar a continuación hay que añadir los síntomas propios de la enfermedad cardíaca, diabetes u obesidad.

sindrome metabolico

Prevención

Resulta muy evidente y fácil la forma de prevenir este síndrome metabólico, pero una gran parte de la población todavía no lo aplica a su vida diaria.

Las premisas más importantes son dos: ejercicio físico y alimentación. Con la primera lograremos mantener a nuestro cuerpo activo, una necesidad innata que debemos desarrollar a lo largo de nuestra vida.

No es necesario seguir una rutina rígida de ejercicio pero sí ciertos hábitos que sabemos saludables, como por ejemplo andar como beneficio para nuestra salud cardiovascular.

La segunda premisa que he mencionado es la alimentación. Al igual que el ejercicio no es imprescindible una dieta rígida, sino más bien saber comer.

5 tomas al día, variedad en la dieta, fruta y grasas saturadas muy puntualmente. Es cuestión de educación más que de imposición.

Descubre en este post las ventajas de estar en tu peso ideal.

Entre ellas también se encuentra evitar el síndrome metabólico del que hemos hablando. La parte positiva de este conjunto de factores de riesgo es que son reversibles, por lo tanto siempre estarás a tiempo de volver a un estado ideal.

Última actualización: 25/06/2014 a las 20:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo