Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Entrenar la fuerza en jóvenes también puede ser positivo

niños jugando Los jóvenes son un grupo de población muy susceptible a padecer efectos perjudiciales respecto al entrenamiento de fuerza, pero esto no se traduce en una ausencia completa de este objetivo. Es más, trabajar la fuerza en edades relativamente tempranas puede traer muchos beneficios para la persona si se realiza correctamente y con una planificación dirigida por profesionales de la actividad física. Ya expuestos los riesgos de trabajar erróneamente la fuerza en jóvenes, nuestro deseo es que conozcáis también la parte positiva de dicho entrenamiento para los más pequeños. Hacer deporte es bueno y hay que pensar que cualquier estímulo que no altere su fisiología natural tendrá consecuencias muy ventajosas para el individuo.

La palabra que más debe destacarse en este tema es la seguridad. Manteniendo esta cualidad seremos capaces de desarrollar la motricidad del joven incidiendo directamente sobre su salud cuando sea adulto.

Los beneficios más importantes que caben destacar, y que están refutados por la ciencia, son los siguientes:

fuerza en jovenes

  • Prevención de lesiones deportivas. Este estudio, entre otros muchos, demuestra que ejerciendo un programa de fuerza condicional que no se centre en un único componente ayuda a prevenir las lesiones producidas por la propia práctica deportiva.

    Es más, en el caso de sufrir una lesión, si se ha trabajado correctamente la fuerza, el tiempo de recuperación y readaptación deportiva es mucho menor que otros jóvenes ausentes de dicho objetivo.

  • Rendimiento deportivo. Aunque esto es lo que menos importa en personas no adultas, también puede favorecer el desarrollo de la habilidad motriz del individuo.

    Así lo dice este estudio.

    La duración mínima recomendada del programa es de 8 semanas, aunque se trata más que nada de educar al joven para que se mantenga a lo largo del tiempo en forma de hábitos físicos.

    Así también estaremos evitando posibles desequilibrios musculares que provocarían lesiones a medio y largo plazo.

  • La salud de sus huesos. Ya desvelamos que el impacto articular es bueno para nuestras articulaciones por distintas razones.

    Este principio también se produce en los más jóvenes, ya que es la edad más propicia para generar las reservas que necesitarán cuando sean mayores.

    Es una etapa donde la creación de densidad ósea está en su máximo apogeo, algo que hay que aprovechar. La fuerza ayuda a aumentar considerablemente los niveles de masa ósea.

    En el estudio mencionado en el primer beneficio de este artículo también se concluye diciendo que los ejercicios multiarticulares, pliométricos y a baja intensidad contribuyen a mejorar la cantidad de minerales en los huesos durante la infancia y la adolescencia.

  • Insulina y autoconfianza. El entrenamiento de fuerza provoca una mayor sensibilidad a la insulina, aumentando de esta manera la masa muscular y disminuyendo la grasa corporal.

    Eliminar o prevenir ésta última ayudará directamente a la autoconfianza del adolescente.

Ante la necesidad de elaborar un programa muy exhaustivo, mis recomendaciones son hacerlo siempre bajo un entrenador personal o cualquier otro profesional que conozca bien lo que hace.

Entrenar la fuerza tiene más beneficios que contraindicaciones, siempre y cuando se haga con cabeza.

Última actualización: 31/07/2014 a las 14:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo