La verdad sobre la adicción a productos procesados

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hombre comiendo una hamburguesa con patatas fritas

Todos sabemos que los productos naturales son más saludables que los industriales. Los alimentos procesados tienen una función hoy en día, y esa es atraer a más y más consumidores, no importando la calidad de la comida. Si tienen que usar aditivos para convertir en auténticos adictos a esta comida, las compañías lo harán sin mostrar un ápice de remordimiento.

Azúcar, grasa y sal conforman una combinación explosiva y determinante para que mucha gente sea adicta a varios de los productos procesados. Son los culpables principales de que los productos industriales sean tan apetitosos y adictivos. ¿Quién puede olvidar las famosas Pringles? Esta patatas decían que “cuando haces pop ya no hay stop”, y era cierto. Tú pensabas que sería solo una campaña publicitaria pero realmente se cumplía, no podías parar de comerlas.

Todos hemos sido esclavos alguna vez de uno de estos productos procesados y no podemos negarlo. Todas estas empresas de la industria de la alimentación pretenden hundir la industria artesana. Por ello todos/as debemos estar en contra de este avance, ya que los productos industriales son menos saludables por contener aditivos perjudiciales, a largo plazo, para el cuerpo humano.

Patatas fritas Pringles

Para acabar con este apogeo y decadencia podremos servirnos de algunos consejos útiles que el consumidor de a pie puede poner en práctica:

  • Abastecerse de las cosas buenas. Las frutas y verduras son lo que tu cuerpo necesita, es posible que nos hagan recordar lo buenos que están los productos procesados, pero tenemos que pensar que no son nada buenos para nosotros. Deja de comprar alimentos procesados.​ Puedes hacer esto poco a poco hasta que un día mires tu nevera y todo lo que veas sean alimentos enteros y de la huerta.

  • Con un antojo, beber 10 tragos de agua y esperar 10 minutos. Después de que hayan pasado los 10 minutos, comprobaremos que aún tenemos hambre. La mayoría de las veces no será así, ya que ese deseo significaba que tu cuerpo te pedía agua.

  • Sé disciplinado/a. Si no puedes renunciar a un elemento procesado, sé listo/a y pártelo en varias porciones, no lo tomes entero de una tacada y reparte su ingesta durante el día. De este modo puedes controlarte y sólo comer una porción de una sola vez.

La próxima vez que vayas a coger esa bolsa de papas fritas recuerda que puedes cambiar esa adicción y tomar una manzana en su lugar. No hay motivos para agarrarse a esa adicción por los alimentos procesados. Recuerda que son esos tres elementos añadidos que nos hacen llegar a ese estado. No dejes que las campañas publicitarias de los alimentos más perjudiciales te coman el coco.

Archivado en Adicciones, Comida Basura, Productos procesados
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion