Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Dos embarazadas corriendo

Estar embarazada es una etapa de la vida que toda mujer debería vivir, al menos una vez. Se entremezclan diversos sentimientos que merece la pena “sufrir”.

Pero mucha gente ve este estado como una enfermedad que no permite realizar una vida normal a la embarazada, y eso no es así.

Vimos cómo las embarazadas pueden realizar una serie de actividades saludables y no pasar nada.

Y hoy os proponemos salir a correr, incluso en etapas avanzadas de gestación.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro embarazo no está catalogado como “de riesgo”, lo cual debería habérnoslo dicho nuestro médico durante las sesiones rutinarias.

Tras este dato, podremos salir a correr sin ningún problema, siempre y cuando cuidemos algunos aspectos que os comentamos a continuación:

  • No fuerces demasiado: corre para disfrutar de esta actividad, para mantenerte en forma, eliminar ese estrés que tienes y controlar tu peso y el del bebé, pero no compitas o hagas Fartlek y mucho menos HIIT, no está indicado para embarazadas.

  • No vayas de experta: si eres principiante y nunca has salido a correr, ahora no es el momento de probar cosas nuevas con tu cuerpo.

    Mejor sal a caminar rápido y ya correrás cuando tengas a tu bebé.

Mujer embarazada corriendo por la pradera

  • Habla y lleva pulsómetro: deberéis mantener un ritmo aeróbico el cual os permita tener una conversación con alguien.

    Para ello podremos utilizar un pulsómetro del estilo de la Polar Loop, analizada por nuestro equipo.

    Recuerda que si te falta oxígeno, a tu bebé también.

  • No te caigas: el centro de gravedad cambia a medida que tu barriga aumenta de peso y volumen, por tanto tus articulaciones sufren un mayor peso y es más fácil caerse fortuitamente.

    Procura no correr por sitios que no conozcas o que sepas que el terreno está algo angosto.

Camiseta de embarazada runner

  • Controla el suelo pélvico: recuerda estirar bien la zona pélvica antes de correr, así tendrás un mayor control sobre la cadera durante el parto y una más pronta recuperación.

  • Cuida la espalda: con el aumento del peso y el cambio de la forma de tu barriga, tu propia postura corporal también variará, por lo que deberemos controlar nuestra postura al correr.

    Asiste a tu primera clase de Yoga o Pilates para mejorar este aspecto.

  • Un buen sujetador: seguramente has aumentado el tamaño de tus senos, así que debes buscar un sujetador deportivo adaptado y te será más cómodo correr.

  • No te obligues: habrá días que no te apetezca salir a correr y quizás sea mejor realizar una actividad alternativa como Pilates, Yoga o Aquagym.

    Haz lo que tu cuerpo te pida.

Chica embarazada bebiendo agua

  • Hidratación: durante el embarazo retienes más líquidos y puede que te hayan dicho que no debes beber mucho agua.

    Si vas a hacer deporte, lo mejor es estar bien hidratada en todo momento, por lo que deberás beber más que antes. Podrás parar cada 10 minutos para ingerir algo de agua.

  • Evita el calor: no corras con calor. Aunque sigas algunos consejos para correr bajo el sol, a las embarazadas no les conviene en absoluto.

    Tu temperatura corporal aumenta, y tu cuerpo suda para compensar el calor. Sin embargo el feto no puede sudar y tu útero se convierte en una bolsa de agua caliente que puede provocar hipertemia fetal.

Así que si estás embarazada más te vale seguir estos consejos y comentar tus impresiones más abajo, para que toda la comunidad lectora sepa qué hacer en cada caso.

Recuerda que el embarazo es totalmente compatible con el deporte y que puedes experimentar una serie de beneficios durante el embarazo si haces actividad física.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo