Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Las diferencias fundamentales entre barras y mancuernas

mancuernas A simple vista podemos pensar que estas dos herramientas generan las mismas adaptaciones en nuestro sistema muscular, pero no es totalmente cierto. Aunque tienen bases comunes, debemos saber para qué utilizar cada una según en el momento que nos encontremos. Básicamente has de quedarte con una idea fundamental: las mancuernas, y cualquier otro tipo de pesa, son idóneas para comenzar y realizar un entrenamiento de tonificación, mientras que las barras al permitir cargar más peso permiten incidir más sobre una intensidad elevada de repetición máxima. Pasemos a analizar más en profundidad los dos objetos más movilizados en el entrenamiento de fuerza.

Mancuernas

mancuernas

La libertad de movimiento que proporcionan las mancuernas es difícil de conseguir con las barras, pudiendo conseguir un rango de movimiento articular máximo. Recordemos que este ROM (Range Of Movement) interfiere directamente sobre el nivel de hipertrofia a conseguir, es decir, que cuanto más grados movilicemos la carga más fuerza estaremos logrando. Otro beneficio más de las mancuernas es la posibilidad de incorporar ejercicios rotacionales en una rutina para iniciados al fitness, como por ejemplo el trabajo de core donde la técnica es más que importante. Poder trabajar con pesos bajos ayudará a su asimilación.

La seguridad debe prevalecer ante todo y las mancuernas son más seguras que las barras. En el caso de trabajar con pesos altos en mancuernas, cerca del fallo muscular, bastará con soltarla y que caiga al suelo mientras que con ejercicios como el press de banca la barra supondría un verdadero peligro para la integridad del individuo. Otra ventaja muy positiva para aquellos que practicáis deporte es su transferencia hacia el gesto motriz llevado a cabo en la competición. Por ejemplo, si se quiere entrenar la potencia de lanzamiento en balonmano, una mancuerna será mucho mejor el movimiento bilateral de la barra.

Barras

press de banca

Vistos los pros de las mancuernas, toca analizar el trabajo con barras. El primero de todos tiene que ver con la intensidad de la que hemos hablado al inicio. A las barras se les puede incorporar discos de peso con más kilos para ejercicios que así lo requieren como el press, el squat… De esta virtud se derivan dos consecuencias positivas: al tener más peso podremos trabajar grupos musculares más grandes, y además entrenar la fuerza máxima con adaptaciones neurales a bajas repeticiones.

Un tipo de entrenamiento no es mejor que otro, sino distinto. Tanto las barras como las mancuernas son aptas para nuestra rutina pero quizá el fallo sería utilizar solamente una de las dos. Combinarlas es lo mejor que puedes hacer, alternando por ejemplo el curl de bíceps con mancuernas con el curl de bíceps con barra. ¿Cuál prefieres tu, las barras o las mancuernas?

Última actualización: 3 de August, 2014

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo