Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Por qué los profesionales entrenan en altura?

entrenar en altura Estamos en pretemporada, época de preparación física para la mayoría de equipos deportivos. Las exigencias de cada sesión tienen su explicación, y es que el calendario es muy largo y el estado físico es fundamental en la consecución de resultados. Es probable que hayas visto a muchos equipos irse a países lejanos a grandes altitudes, sobre todo los ciclistas. La elección de estos lugares no es aleatoria, sino que se hace por una simple razón fisiológica. Esta forma de entrenamiento surgió a partir de las Olimpiadas de México en 1968, en cuya fecha se tuvo que replantear el hecho de entrenar a una altitud distinta a la habitual. Entrenemos a hablar un poco más sobre el famoso entrenamiento en altura.

A mayor altitud, menor presión atmosférica, de ese hecho debemos partir. Cuando cambiamos la altura también varía la concentración de oxígeno en nuestros pulmones y disponemos de una menor cantidad para nuestro organismo.

En consecuencia nuestro organismo desata una serie de reacciones gracias al carácter de supervivencia automático que poseemos, entre las que cabe destacar:

  • Incremento de la frecuencia cardíaca para suplir las necesidades de oxígeno a todos los tejidos, más aún si éstos se encuentran bajo un esfuerzo físico.

  • Aumento del número de respiraciones por minuto para captar más oxígeno.

  • Y la más importante, el incremento de la hormona encargada de producir glóbulos rojos: la eritropoyetina (EPO)

entrenamiento en altura

Si aumenta el número de glóbulos rojos también asciende la cantidad de oxígeno transportado en sangre, y en consecuencia el rendimiento es mayor cuando se vuelve a alturas normales momento en el cuál estas adaptaciones quedan guardadas en el organismo.

Esta es la principal razón del entrenamiento el altura o también conocido como condiciones de hipoxia.

Sin embargo no es suficiente con irse a una altitud elevada y entrenar igual que en el lugar de origen. Los expertos establecen una altura que debe oscilar entre los 2000 y los 2600 metros, desaconsejando sobrepasar los 3000 metros.

Además puede tener consecuencias técnicas y tácticas en los jugadores al entrenar bajo condiciones extrañas, pero los beneficios serán superiores siempre y cuando se planifique estratégicamente.

Según Bell en 1996, el proceso de incremento de la EPO se produce a partir de los 5 o 7 días. Otra opción que utilizan los deportistas de élite es el “vivir arriba, entrenar abajo” utilizando unas máquinas de hipoxia que simulan las condiciones de altitud mientras se duerme.

Hay que decir que estas situaciones modifican de una manera distinta la fisiología de cada individuo y, aunque existen normas generales, hay que medir cuidadosamente lo que se hace con estos entrenamientos.

Existen diferencias entre dopaje y ergogenia, siendo el entrenamiento en altura un punto intermedio que puede ser legal si se utiliza correctamente o sancionable si se producen transfusiones no permitidas por el reglamento.

Última actualización: 08/08/2014 a las 12:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo