Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

5 formas de ayudar a prevenir la obesidad infantil

Nutricionista con niño obeso

Sería algo normal citar que la obesidad en edades infantiles en Estados Unidos está aumentando día tras día a pasos agigantados. De hecho, los centros de control de enfermedades y prevención han establecido que la obesidad infantil es el problema de salud que más rápidamente ha crecido. En los últimos 30 años la tasa de obesidad a edades tempranas se ha triplicado entre loas 6 y los 11 años, y son el doble en edades comprendidas entre 12 y 19. Aproximadamente el 33% de los comprendidos entre 2 y 19 años son obesos en EE.UU (unos 25 millones).

Siendo obeso, un niño de corta edad tiene grandes problemas de impacto físico, mental y emocional a lo largo de su desarrollo social. Los investigadores han mostrado que los jóvenes con sobrepeso u obesidad tienen un alto riesgo de padecer asma, hipertensión, alto colesterol, problemas de huesos, apnea del sueño e incluso algunos tipos de cáncer.

Además los niños/as con sobrepeso tienen una pobre imagen de sí mismos, baja autoestima y tendencia a separarse de grupos de amistad. Ellos experimentan un incremento de la soledad, tristeza, nerviosismo y depresión. Los jóvenes también están sujetos a la discriminación social y pueden sufrir el temido y extendido bullying en los centros escolares y deportivos.

Los niños/as que ganan peso en edades tempranas, con mayor facilidad, estarán fatigados, se volverán menos activos con el tiempo y esto estará ligado a una ganancia de peso mayor. Obviamente esto es un círculo vicioso.

¿Qué podemos hacer nosotros?

La receta para el éxito no es tan diferente en los niños que la que emplearíamos con los adultos. Hay que implementar un régimen o rutina de nutrición saludable y ejercicio físico. Nosotros, como adultos, tenemos la responsabilidad de ayudar a la juventud a mantenerse saludable. Aquí os dejamos algunos pasos a seguir:

Padre e hijo respirando aire fresco

Ser un ejemplo a seguir

Pedir a un joven que haga algo que tú ni siquiera haces, sería un procedimiento absurdo porque suele acabar en fracaso. Primero debes ponerte tú en forma o crear una propia rutina de ejercicios y dieta saludable para que ellos se den cuenta de que pueden hacer ejercicio con sus padres y comer igual que ellos, que no les pasará nada por comer algo de verdura de vez en cuando. Es muy simple. Es muy importante educar a los niños para que ellos mismos den el paso y elijan inteligentemente su destino.

Niño levantando mancuernas

Entrenamiento de fuerza y cardio

Como en toda actividad física, la fuerza y el cardio queman calorías. El entrenamiento de fuerza es único, duro, y eso puede hacer perder la grasa de nuestro cuerpo e incrementar los músculos. De ese modo mejoraremos la composición del cuerpo, así como su apariencia. Los músculos requieren más calorías para funcionar, y los niños con mayor índice muscular son más eficientes en el gasto de calorías. El entrenamiento aeróbico, por su parte, también es importante desde que se quema un significante número de calorías y mejora la salud en general. Recuerda que el entrenamiento aeróbico y el anaeróbico podremos combinarlos para conseguir grandes beneficios.

Si el entrenamiento se vuelve demasiado duro y tedioso, los niños se aburrirán pronto. Haz un entrenamiento seguro, divertido y que siga la línea de los intereses de ellos/as. Y recuerda, un instructor o entrenador personal bien cualificado debería ser el adecuado para ello.

Niño comiendo sano para ponerse fuerte

Alimentación adecuada

Es muy típico que los padres vayan a hacer una compra con productos saludables desde hoy. Es también algo normal que los padres pasen por un establecimiento a comprar chucherías, bollería o snacks a sus hijos de vez en cuando porque ellos se los piden. Es obvio, entonces, que la atmósfera de la casa es el primer lugar desde el que la alimentación saludable debe establecerse.

Generalmente las escuelas, los eventos recreativos y las actividades sociales no proveen de una gran selección saludable de comidas. Proponiendo a tus hijos algunas cosas como vegetales, frutas, frutos secos o algún snack saludable durante el desayuno, la comida o la cena podría suplir los nutrientes que ellos necesitan y que suelen encontrar en la bollería junto a otros productos nada saludables.

Intrínsecamente, los niños van a querer algo de comida basura, pero ellos (como los adultos) van a comer tanta comida basura como puedan, así que debemos limitar las calorías vacías y alimentar a los niños con lo que ellos realmente necesitan, alimentos sanos, frescos y saludables. Cuidado que la comida basura puede afectar seriamente a la memoria.

Niños jugando con la pelota en el jardín

Estimular a los niños a ser niños

La juventud de hoy está siguiendo los pasos del sedentarismo con la era tecnológica en la que vivimos. Esto hace más fácil que nuestros niños acaben ocupando el sofá y las sillas más de lo debido. Intentaremos avivar ese espíritu juvenil e infantil que todo niño/a tiene, apartando la tecnología y yendo a caminar, correr, montar en bici, hacer algún deporte y participar en cualquier actividad física, especialmente con algunos de sus amigos/as.

Los niños tienden a jugar con mayor frecuencia y duración cuando lo hacen con otros niños. Algunos de los juegos más repetidos de siempre y que funcionan en estos casos son:

  • Pilla-pilla.

  • Captura la bandera.

  • Poli-Caco.

  • Salta la comba.

Estos juegos podrían parecer tonterías en primera instancia, pero son geniales formas para que los niños trabajen y entrenen diversas habilidades motoras como la carrera, la agilidad, el acondicionamiento físico, la competitividad natural y el pensamiento estratégico.

Clase de Educación Física, estiramientos

Apoyar a la Educación Física y eventos recreativos

Como adultos, y algunos padres, nos conviene apoyar a toda actividad relacionada con actividad deportiva y física en general que los niños vayan a realizar o puedan hacer. Las estadísticas muestran que los alumnos que suelen hacer más actividad física, a menudo mejora su rendimiento en clase. Un estudio dijo que hacer ejercicio diario de entre 15 y 45 minutos de duración antes de clase, reducía la inquietud y el nerviosismo que algunos tienen en clase.

Por más razones, las clases de educación física son más que una simple asignatura. Y por alguna razón, las horas lectivas de la misma se están viendo recortadas por muchos gobiernos de todo el mundo. Se ve como una materia nada importante y no se apoya lo que debiera.

La gran mayoría de los niños con sobrepeso acaban por convertirse en adultos obesos o con sobrepeso. Esto podría no ser erradicado nunca, pero nosotros podemos hacer un esfuerzo por mejorar la situación de nuestros pequeños ayudando a controlar esta “epidemia” usando algunas ideas como las que os hemos comentado más arriba.

Última actualización: 13 de agosto, 2014

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo