Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

La influencia del braceo en la carrera

braceo carrera Cuando nos referimos a la técnica de carrera nuestra atención se centra espontáneamente en la posición de piernas y caderas ya que son la principal fuente de impulso en cada zancada. Si ascendemos un poco y nos paramos a analizar la posición de los brazos podemos encontrar graves errores que estarán perjudicando distintos aspectos como la eficiencia empleada en el trayecto, sea la distancia que sea. Es probable que nunca te hayas fijado, pero leyendo este post te quedará un poco más claro cómo actúa la posición de los brazos cuando salimos a correr y cuál es la más idónea. Atento para aplicarlo a la práctica.

Qué función tiene

  • Equilibrio. Es la implicación más importante de los brazos en carrera. Lo ideal es adelantar el brazo contrario a la pierna que avanza, y es que de esta manera estaremos ajustado el equilibrio para mantener una posición firme sin desajustes laterales que puedan llevar a molestias incómodas.

  • Impulso. Cuando lanzamos hacia adelante el brazo estamos generando una pequeña fuerza que puede ser de gran ayuda a medida que acumulamos kilómetros, por las características cíclicas del deporte.

    Prueba a correr con los brazos extendidos y verás como tu fatiga llega antes.

  • Relación directa con la zancada. Está demostrado que cuando los brazos se mueven más rápidamente se incrementa la cadencia y la longitud de la zancada se acorta, mientras que en el caso contrario (al mover los brazos lentamente) la zancada se alarga y la cadencia decrece.

    Ajusta la cadencia que más te convenga según el objetivo y los brazos serán los encargados de marcar dichos pasos.

El movimiento correcto

braceo en la carrera

Aunque exista una técnica idónea, el movimiento de los brazos deben servir para darle comodidad al corredor durante el entrenamiento o competición.

Sin embargo un desajuste importante conllevará consecuencias negativas a largo plazo. Sigue las pautas básicas que narramos a continuación para no cometer errores inoportunos.

El grado de flexión de los codos debe ser, aproximadamente, unos 90 grados. Se balancearán ligeramente hacia adentro con un movimiento pendular pero nunca sobrepasarán la línea del pecho.

La tensión debe ser media, sin que estén totalmente relajados ni con una contracción constante, incluidas las manos. No eleves los hombros si quieres evitar contracturas, sobre todo en las largas tandas de running.

Es sencillo modificar hábitos erróneos en el braceo al correr y los resultados de hacerlo influirán proporcionalmente en los tiempos que hagas.

No te olvides de incorporar estiramientos para brazos en tus sesiones ya que también acumulan bastante tensión después del esfuerzo.

Última actualización: 30/09/2014 a las 14:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo