Los tipos de fibras musculares para enfocar el entrenamiento

COMPARTIR 0 TWITTEAR

tipos de fibras musculares Cuando hablamos de intensidad no nos referimos a la cantidad de peso que colocamos en la barra o la mancuerna, sino a la capacidad de contracción de nuestras fibras musculares. Éstas difieren entre sí, estableciéndose distintos tipos de fibras según la función de cada una. Conocer las características de cada tipo nos ayudará a planificar el entrenamiento (cargas, intensidad, periodización…) para que los resultados lleguen lo antes posible y de la manera más eficaz. Hoy toca clase de anatomía en SportAdictos describiendo las propiedades fundamentales de cada fibra muscular.

Fibras tipo I

fibras tipo I

También puedes encontrarlas bajo el nombre de fibras musculares rojas, debido a la elevada concentración de mioglobina (color rojizo) Poseen pocas miofibrillas, de ahí su lentitud en la contracción de este tipo de fibras. Precisamente esta lentitud hace que sean unas fibras resistivas con una gran capacidad de aguante, un tipo predominante en atletas de fondo o medio fondo. Al trabajar este tipo de fibras no conseguiremos resultados musculares voluminosos, pero sí una resistencia elevada a la fatiga cuando el esfuerzo lo solicite.

  • Entrenamientos rápidos, con poca intensidad y repetitivos.

Fibras tipo IIa

Se encuentran a mitad de camino entre las anteriores y las IIb. Son de mayor tamaño que las primeras pero bastante inferior respecto a las segundas mencionadas. La cantidad de mitocondrias que posee es elevada, pudiendo obtener energía de este tipo de fibras musculares, además de tener un metabolismo aeróbico oxidativo. Se desconoce con exactitud su función específica, pero intervienen en movimientos mixtos que incorporan tanto fatiga como fuerza.

Fibras tipo IIb

fibras tipo I

Su gran diámetro hacen de estas fibras las que más capacidad de generar fuerza poseen y son, por tanto, las trabajadas en deportes que solicitan una fuerza explosiva como los lanzamientos o los movimientos de halterofilia. Su color es blanquecino y podríamos decir que son anaeróbicas pues a pesar de su fuerza tienen poca resistencia a la fatiga.

  • Entrenamientos a bajas repeticiones, con elevada carga y movimientos explosivos.

El porcentaje de fibras musculares variará hacia un tipo u otro en función de la modalidad que se practique. Por ejemplo un maratoniano tendrá una cifra bastante superior de fibras tipo I que un levantador de pesas. La virtud reside en conseguir las mayores adaptaciones posibles con un entrenamiento específico para la aptitud demandada. No olvides que, en ciertas ocasiones, no es tan importante el tipo de fibra como el reclutamiento neural de las mismas que sí interferirá en las ganancias de fuerza.

Archivado en Entrenamientos, Fibras tipo I, Fibras tipo IIa, Fibras tipo IIb, Músculos, Tipos de fibras
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs