Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

efectos del tabaco sobre el rendimiento Fumar perjudica a la salud, algo obvio a pesar del elevado porcentaje de fumadores en el mundo. Adentrándonos más específicamente en la población deportiva son algunos los que combinan el tabaco con el ejercicio, una mezcla que mermará el rendimiento al que pueden llegar en el caso contrario. Los procesos fisiológicos que se ponen en marcha durante la actividad física son frenados por los más de 4000 elementos químicos que el tabaco lleva, en cuya cifra se encuentran más de 60 que son cancerígenos. Tanto si eres fumador como si no, echa un vistazo a las consecuencias deportivas de consumir tabaco.

Enfisema pulmonar

El tabaco provoca la destrucción del tejido pulmonar progresivamente por la inhalación del humo. Cuando tenemos menos superficie en nuestros pulmones resulta obvio que el intercambio de gases se dificulte en condiciones normales pero más aún bajo el ejercicio físico.

Las necesidades energéticas, producto de la actividad, no pueden verse suplidas correctamente al no existir unas condiciones de intercambio normales.

Aquí tenemos la primera de las muchas consecuencias negativas del tabaco.

Consecuencias hemodinámicas

Las cifras de frecuencia cardíaca y presión arterial se elevan considerablemente con el consumo habitual de cigarrillos. Este hecho puede que no afecte directamente a los jóvenes a corto plazo pues la mayoría no son hipertensos, pero está demostrado que en los adultos puede provocar enfermedades cardiovasculares que deriven en eventos cardíacos como la angina de pecho o el infarto. Deportivamente hablando el tabaco provoca la vasoconstricción así como una mala distribución del oxígeno entre todos los tejidos corporales. tabaco

Otros efectivos negativos

Las dos enfermedades anteriormente descritas son las más comunes, pero aún así se desarrollan otro tipo de consecuencias nefastas para la salud y el rendimiento.

Cunado consumimos tabaco la afinidad del CO (monóxido de carbono) por la hemoglobina es más elevada que la del oxígeno, provocando importantes alteraciones en el transporte del oxígeno por todo el cuerpo.

Las consecuencias inmediatas de esto son una mayor fatiga durante el ejercicio y la necesidad de recuperar más tiempo después del mismo.

Para el alto rendimiento se eleva el gasto energético basal en un 10% si se es fumador. Las cifras de carboxihemoglobina ascienden un 5%, y consecuentemente el rendimiento deportivo baja un 5%.

Estos datos por muy pequeños que sean se transfieren directamente a los resultados en competición.

Aunque el tabaco afecte directamente al rendimiento, el ejercicio físico también puede utilizarse como medio para dejar de fumar.

Además de una necesidad el fumar es un hábito que debe extinguirse especialmente si practicas algún tipo de deporte.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo