Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Caminar cuesta arriba tiene más beneficios de los que pensabas

andar en cuesta beneficios Cuando deseamos avanzar en una rutina de entrenamiento buscamos ejercicios más exigentes que se caractericen por una complejidad superior, tanto en técnica como en intensidad. Si únicamente nos ceñimos a ello estamos dejando atrás múltiples métodos más sencillos que ni siquiera habíamos pensado. Un ejemplo es la marcha, utilizada por todos para desplazarnos diariamente de un lado hacia otro. Pues bien, caminar tiene una amplio abanico de beneficios, los cuales se intensifican cuando la pendiente aumenta. Andar cuesta arriba es un estupendo ejercicio que resulta más exigente respeto a su apariencia. A continuación te presentamos un pequeño desglose sobre sus ventajas físicas.

Músculos implicados

La implicación crece en cuanto a número e intensidad. Bajo una marcha normal se producen patrones de movimiento automatizados gracias a unos músculos lo suficientemente desarrollados para ello. Cuando ese patrón cambia, como sucede al subir cuestas, se produce una modificación en la activación muscular:

  • Flexores de la cadera, para elevar la pierna.

  • Cuádriceps, intensificado al flexionar más la pierna.

  • Glúteos, como músculos impulsores del cuerpo al avanzar hacia arriba.

  • Abdomen, actuando como estabilizador del tronco para mantener el equilibrio.

Trabajo aeróbico

andar en cuesta

Aunque a priori pienses que es una actividad física de baja intensidad, es todo lo contrario. Evidentemente dependerá del ritmo, pero suele ser un esfuerzo físico intenso hasta para gente entrenada puesto que su sistema no está acostumbrado a ese tipo de fatiga. Caminando cuesta arriba estarás desarrollando tu sistema cardiovascular para evitar enfermedades por sedentarismo como el síndrome metabólico, o cualquier otra enfermedad del corazón.

Impacto articular

Es una de las razones principales por las cuales la población evita el ejercicio. Si padeces dolencias en las articulaciones, caminar cuesta arriba genera un mínimo impacto articular respecto al clásico running. Eliminarás la fase aérea de la carrera y estarás beneficiándote de todos los puntos de este artículo.

Pérdida de peso

Para los que busquen este objetivo, caminar cuesta arriba es más que aconsejable. Se quemarán más calorías que corriendo, puesto que la intensidad es mayor. Además trabajarás tonificación del tren inferior de forma paralela a la marcha, siempre y cuando se ejecute con una técnica correcta. Si no dispones de cuestas donde entrenar, en tu gimnasio puedes aumentar la inclinación en la cinta de correr para realizar tu sesión.

Caminar es una actividad diaria que puede ser aprovechada dándole un plus de intensidad mediante la subida de cuestas. Cuando hayas generado ciertas adaptaciones, puedes lanzarte a correr en cuesta e incluso por la montaña practicando el famoso trail running.

Última actualización: 25 de October, 2014

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo