Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿No puedes dormir tras el entrenamiento? Aquí tus soluciones

Mujer que no puede dormir

La mayoría de la gente apoya el hecho de que el ejercicio físico ayuda a que descansemos mejor y durante más horas.

Sin embargo, se ha determinado que entrenar muy cerca de la hora de irse a la cama puede en realidad darte un plus de energía que te mantendrá alerta y despierto más tiempo, lo que evita que te entre el sueño.

En un estudio en el que participaron cientos de personas, durmieron 42 minutos más en los días de menor actividad física.

Si este es tu caso, pero tu horario no te permite dormir tanto, no deberías resignarte a dormir poco. Te vamos a dar 3 consejos que te ayudarán a reconfigurar tu entrenamiento para que puedas dormir mejor a partir de ahora.

Utilizar menor impacto físico

Guarda tus entrenamientos de cardio para los días en los que tengas más tiempo libre y utiliza ejercicios de bajo impacto para cuando tengas poco tiempo, como caminar o trotar.

De hecho, no importa lo que hagas en tu entrenamiento, es mejor utilizar posturas de Yoga o similares para terminar tu entrenamiento cercano a la hora de dormir.

Focaliza tu atención en la vuelta a la calma sobre la respiración y así prepararás a tu cuerpo hacia el momento de ir a la cama.

Chica corriendo de noche

Enfría tus músculos más rápido

Irte a la cama cuando aún estás “alterado” por tus ejercicios, cuando tus músculos vibran aún, etc. es sinónimo de que no vas a dormirte hasta bien entrada la noche.

Por otro lado, tomando un baño templado o una dicha justo antes de irte a dormir te asegurará un sueño placentero. Además, algunos estudios han mostrado que la temperatura central del cuerpo se reduce justo antes de la hora de dormir de manera natural, lo cual ayuda a activar el sistema del sueño de tu cuerpo.

Chica tomando una ducha templada

Prueba con un snack a medianoche

Escoger un snack para recargar las pilas tras un entrenamiento a altas horas de la noche podría ser una tarea difícil.

Si comes mucho, te sentirás lleno, por tanto te costará dormir. Si comes poco, tus tripas se sentirán insatisfechas, lo cual te mantendrá despierto/a.

Por tanto la mejor opción es tomar un snack ligero que contenga carbohidratos y proteínas, esenciales para la recuperación muscular.

Algunas buenas opciones serían: una tostada con manteca de cacahuete, un vaso de leche con cacao o unos dados de queso bajo en grasa con panecillos crujientes.

Chica tomando una tostada de crema de cacahuete

Como veis, son sencillos hábitos que se pueden llevar a cabo perfectamente día tras día. Comer algo sano antes de dormir, utilizar los ejercicios de baja intensidad para antes de dormir y pegarse una ducha templada para rebajar la temperatura corporal, serán las mejores opciones para dormir mejor tras un entrenamiento.

No queremos enfrentarnos a las consecuencias de no dormir lo suficiente.

Última actualización: 25/10/2014 a las 18:03

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo