Consejos para no abusar de dulces en Halloween

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Bizcocho de chocolate con esqueleto de gominola

Todos los años los más pequeños se disfrazan de criaturas horripilantes para vivir la noche más terrorífica del año. Halloween es una tradición recién llegada de Estados Unidos que está haciendo bastante furor en nuestro continente. Desgraciadamente esta festividad viene acompañada de los temidos dulces. Hoy vamos a daros algunos consejos para evitar mañana un abuso de estos dulces.

Según los estudios, los estadounidenses consumen alrededor de 25 kilos de caramelos por persona al año. Como podéis suponer, Halloween representa la mayoría de esa cantidad. Algunos nutricionistas expertos nos han dado algunos consejos para asegurar que vivimos un Halloween saludable.

Piruleta versión Halloween

  • Dulces basados en frutas: para variar podríamos comprar paquetes pequeños de pasas o ciruelas-pasas y otras frutas secas que venden en todos los comercios. Son dulces pero tienen un menor porcentaje de azúcares procesados, que son los que provocan la temida obesidad infantil tan extendida hoy en día en países en vías de desarrollo. Es más, estos snacks más saludables pueden llenar más que otros de mayor índice de azúcar por lo que no tomaríamos tantas calorías.

  • Gominolas mejor que chucherías: la diferencia entre ambas está en que las gominolas no tienen tanta cantidad de azúcar y calorías que las chucherías. Una bolsita de ositos de gominola, por ejemplo, contiene tan solo 28 kcal. en comparación con las 220 kcal. de una barrita de algún snack de chocolate relleno. Comencemos por dar frutas frescas a nuestros pequeños para que se habitúen antes. O acaso, ¿la dieta mediterránea está desapareciendo?

  • Frutos secos: los frutos secos son una buena merienda para mantener los pequeños estómagos de los niños con la fibra y proteínas suficientes. Recomendamos buscar paquetes individuales para dar a los niños mañana por la noche. Un paquete de pistachos contiene 80 kcal., 3 gramos de proteínas y 2 gramos de fibra.

  • Utilizar el truco “dulce o juguete”: la mayoría de la gente tendrá mañana un cesto de chucherías, gominolas y dulces varios cerca de la puerta para entregar poco a poco a los niños. Sin embargo hemos pensado que si el cesto contiene mitad dulces y mitad mini-juquetes, los niños verían los juguetes como algo que también quieren conseguir. Estaremos ayudando a sus dientes y estómagos.

Dientes de broma

  • Caramelos duros y piruletas: esta clase de dulces son más lentos de comer, por lo que comerán menos dulces al cabo del día. Si le dais a los niños una bolsa de chucherías blandas que se comen en segundos, al cabo del día habrán consumido medio kilo. Es muy peligroso por ello yo he decidido tener tan solo piruletas y caramelos duros en el recipiente cerca de la puerta. Al menos yo contribuyo a no estropear tanto la salud de los niños.

Como veis no es complicado seguir alguno o varios de estos consejos para la noche de mañana. Si os tiran huevos por la decisión tomada, no olvidéis que ellos se acordarán de este momento cuando sean mayores. Cuidar la salud de nuestros pequeños y la de sus dientes es lo más importante para mañana. Trascurrido Halloween podremos seguir poniendo en práctica los consejos para evitar la obesidad infantil.

Archivado en Azúcares, Dulces, Halloween, Hidratos de carbono, Obesidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs