Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El Mito, el HIIT admite cualquier tipo de ejercicio

Chica trabajando en la escalera horizontal

Ya hemos comentado en alguna ocasión la relación que hay entre una sesión HIIT y una de Steady State, o lo que es lo mismo, de cardio.

Sin embargo el HIIT fue inventado o traído como moda a nuestros días por el mero hecho de diferenciarse del CrossFit, el cardio aeróbico, el interval training y otros más.

Hoy vamos a explicaros por qué no todos los ejercicios son aptos para incluir en una clase de HIIT.

El HIIT es un método de entrenamiento en el que se trabaja, de forma combinada, momentos de esfuerzo máximo y otros de descanso o recuperación.

Actualmente el HIIT está pegando fuerte porque es un entrenamiento de corta duración y gran influencia en el metabolismo de la gente.

Por lo que muchas personas se han atrevido a probar, sobre todo para perder peso. Sin embargo su exigencia es bastante elevada y debemos estar preparados e ir adecuándonos poco a poco al nivel.

Chica ejecutando burpees

En entrenamiento HIIT se basa en ejercicios de naturaleza cardiovascular ejecutados a una máxima o submáxima intensidad por el cliente.

Esto quiere decir que se trabaja de manera anaeróbica y a veces combinada con momentos aeróbicos, ya que hay varios tipos de HIIT.

Por tanto, no todos los ejercicio, como dice el título, son apropiados para utilizar en una rutina o clase HIIT.

La diferencia se puede ver cuando comparamos el HIIT con el CrossFit.

Dos métodos de entrenamiento muy similares pero que se diferencian en ejecutar unos ejercicios de cardiovasculares y de fuerza de diferentes formas.

Uno de los método HIIT más conocidos es el entrenamiento Tabata, en el cual se trabaja durante 20 segundos y se descansa 10, así durante un periodo de entre 4 y 16 minutos, según la cantidad de ejercicios, el cliente y el profesional que imparta la clase.

Ejercicio mountain climbers

Así que recuerda que el HIIT, además de ofrecer ejercicios cardiovasculares, con ellos deberemos trabajar casi la totalidad de nuestro cuerpo y sentirnos agotados al final de la sesión.

Se trata de aumentar nuestro ritmo cardíaco y llevarlo al máximo posible, acelerando así el metabolismo y quemando más calorías en menos tiempo de entrenamiento.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo