Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Es la testosterona la causa del dolor articular?

Chica corredora con dolor de rodilla

Cuando escuchamos el término ‘dolor articular’ probablemente nos venga a la mente la artritis. La artritis puede causar dos tipos de afecciones, dolor e inflamación articular.

Las articulaciones son aquellas zonas del cuerpo en las cuales dos huesos se encuentran. Sin embargo la artritis no es la única causante del dolor articular crónico.

Vamos a conocer qué puede causarlo también.

Un desequilibrio hormonal, como los niveles bajos de testosterona, podría contribuir a este tipo de problemas.

La clave está en someterse a un examen médico para evaluar si nuestro dolor está asociado a un bajo nivel de testosterona, a la artritis o a otro problema médico relacionado.

Síntomas de una baja testosterona

La testosterona, hormona sexual, es la primera de su clase en el cuerpo humano masculino. Según la Hormone Health Network, un nivel bajo en testosterona podría ser diagnosticado si se baja de 300 nanogramos por decilitro en sangre (menos de 300 ng/dL).

Por otro lado, el proceso de envejecimiento que sufrimos dará pie a una bajada en el nivel de testosterona, por lo que no es normal sufrirlo a temprana edad o juventud.

Además de su rol en el sistema reproductivo masculino, la testosterona ayuda a mantener los huesos sanos.

Radiografía del dolor a nivel general

Algunos de los síntomas más comunes de una disminución repentina de la testosterona pueden manifestarse de la siguiente manera:

  • Fatiga excesiva.

  • Pérdida del apetito sexual.

  • Infertilidad.

  • Ansiedad y depresión.

  • Aumento de pecho.

  • Ganancia de peso.

Peso y dolor articular

La artritis es conocida como un dolor articular, pero puede presentarse en diferentes variaciones y por varias causas.

Las dos formas más conocidas son la osteoartritis y la artritis reomatoide.

Esta última es una enfermedad autoinmune. Por otro lado la osteoartritis se desarrolla con el tiempo debido al desgaste de nuestras articulaciones.

Podremos tomar colágeno para evitar este desgaste.

Radiografía del dolor de la cadera

Es posible tener, al mismo tiempo, baja la testosterona y padecer artritis. Es decir, un problema en el nivel de testosterona es poco probable que cause artritis.

Sin embargo, si tu nivel bajo de testosterona te lleva a una ganancia excesiva de peso, podrías estar en riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

Cuando está causada por un gran aumento de peso, el dolor de las articulaciones se centra más en las rodillas, espalda y caderas.

Aún así, el dolor podría ser experimentado en cualquier articulación. Algunos pacientes de artritis pueden también sufrir dolores en los dedos de pies y manos, y en las muñecas.

Poca testosterona y osteoporosis

Uno de los riesgos a largo plazo de tener bajo el nivel de testosterona es la osteoporosis. A diferencia de la artritis, la osteoporosis es una enfermedad en la cual los huesos se vuelve cada vez más débiles.

La testosterona mantiene los huesos en niveles óptimos de densidad, así que una bajada de la testosterona podría contribuir perfectamente a padecer osteoporosis.

Dolor en la muñeca

Según el National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases, la osteoporosis puede ser identificada utilizando un test de densidad mineral ósea.

Este test puede comparar la densidad de tus huesos con la media. Cuanto más se desvíe tu densidad de la media marcada, más cerca estarás de tener osteoporosis o, si ya la padeces, más desarrollada estará la enfermedad.

Mantener el nivel óptimo de densidad ósea es importante para prevenir la pérdida de la masa ósea, que también causa las fracturas.

A diferencia del dolor articular, el dolor en la osteoporosis sólo se nota cuando se tienen fracturas. Tú podrías también experimentar dolor de espalda debido a la fractura de una vértebra.

La recuperación de fracturas puede ser muy dolorosa. El dolor por osteoporosis es muy diferente del de la artritis.

Soluciones para la testosterona y el dolor articular

Una terapia de reemplazo de la testosterona es la forma más común para el tratamiento de los niveles. Dependiendo de la prescripción del médico especialista, podría ser llevada a cabo por vía oral o por parches de gel en la piel.

No sólo la terapia de hormonas ayuda a mejorar la energía sexual, sino también puede incrementar la densidad ósea. Con el tiempo te podría ser más fácil manejar tu peso.

Este tratamiento tiene sus riesgos, por lo que los hombres que hayan padecido cáncer de próstata no pueden seguirlo.

Articulación artificial

A pesar de la densidad ósea y la potencia sexual ganada, esta terapia no alivia los dolores articulares. Si experimentas un dolor con regularidad, necesitarás otro tratamiento.

El acetaminofeno e ibuprofeno son, entre muchos, los medicamentos más comunes a la hora de reducir los dolores.

Además, el ejercicio regular (será difícil al principio) puede ser el primer paso para prevenir los dolores articulares.

Como hemos dicho, tanto los niveles bajos de testosterona como el dolor articular, pueden aparecer al mismo tiempo, pero no tienen relación alguna.

Los hombres con obesidad son los que están en un mayor riesgo de padecer osteoartritis debido al exceso de presión en sus articulaciones.

Sentirse mejor dependerá del tratamiento que se esté siguiendo. Las terapias para aumentar los niveles de testosterona no alivian los dolores por sí solos.

Ve a tu médico regularmente y estate seguro de que estás siguiendo el tratamiento correcto en cada momento.

También puedes seguir algunos consejos para cuidar tus articulaciones de las lesiones.

Última actualización: 01/10/2014 a las 18:00

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo