Di adiós al dolor de espalda con estas posturas de Yoga

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Postura Dhanurasana

Seguro que te ha pasado alguna vez que estás corriendo tranquilamente y, de repente, lo que creías un leve dolor de espalda se convierte en algo terrible que te priva de seguir con tu entrenamiento. Un simple movimiento ha creado ese dolor, forzándote a dejar de correr durante una o dos semanas. A parte de aplicar algunas técnicas alimenticias para adelgazar mientras estás lesionado, pueden ayudarte estas 4 posturas de Yoga para evitar que vuelva a aparecer ese temible dolor.

Son dos los conocidos culpables que provocan, de algún modo, el dolor de espalda: los abdominales y los isquiotibiales. La debilidad de la parte delantera del torso crea inestabilidad con la parte posterior. Los flexores de la cadera y del psoas, que conectan con las mitades superior e inferior del cuerpo, necesitan estar fuertes para apoyar la cadera apropiadamente. La fuerza abdominal también ayuda, así que trabájala. Puedes probar estos ejercicios para el core de nivel avanzado.

La flexibilidad juega también un papel realmente importante. Si los músculos del cuello, el pecho, los flexores de la cadera, los glúteos o los isquiotibiales están demasiado tensos, se pude provocar una desalineación que llevará a modificar la postura natural del cuerpo y hacia un grave dolor en la espalda. Si los músculos de la parte frontal del torso son demasiado débiles, entonces los músculos de la espalda se sobrecargan causando rigidez. Cualquier desequilibrio puede dar lugar a dolor, lo que significa no salir a correr en un tiempo.

Estas 4 posturas te ayudarán con el tratamiento para que no vuelva a ocurrir:

Marichasana C: Postura Marichi III

Con esta postura se estiran bien los hombros. Además se fortalece y estira la columna vertebral librándote del dolor de espalda y cadera que puedas tener.

Salabhasana: Postura de la langosta

Esta postura fortalece los músculos de la columna vertebral, los glúteos, tríceps e isquiotibiales. Se estiran los hombros, el pecho, el vientre y el cuádriceps, por lo que mejora la postura natural, estimula los órganos abdominales y ayuda a aliviar el estrés.

Dhanurasana: Postura del arco

La postura del arco extiende y estira toda la parte delantera del cuerpo: tobillos, muslos, ingle, abdomen, pecho, garganta y los flexores de la cadera (psoas). Además, fortalece los músculos de la espalda y también mejora la postura natural.

Matsyasana: Postura del pez

El pez estira los flexores de la cadera y los músculos intercostales. A su vez estira y estimula los músculos y órganos del vientre, de la parte anterior del cuello (garganta). Esta postura también fortalece los músculos de la parte superior de la espalda y posterior del cuello. Y, cómo no, mejora la postura natural del cuerpo.

Si es tu primera clase de Yoga, ten cuidado y no cometas los errores más comunes. Prepara un lugar ventilado, una esterilla un poco acolchada y los vídeos presentados frente a ti para que vayas guiándote correctamente. El Yoga es una disciplina con muchos beneficios que te ayudará a llevar tu día a día de la forma más saludable posible. No te arrepentirás.

Archivado en Espalda, Lesiones, Prevención, Yoga
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs