Qué hacer cuando nos da un calambre muscular

COMPARTIR 0 TWITTEAR

calambres musculares La mayoría de la población deportiva ha sufrido, en mayor o menor medida, los síntomas de practicar ejercicio físico en exceso. El más característico es el calambre o tirón muscular, producido por diversas razones relacionadas con la carga o ejecución del movimiento. Es relativamente sencillo prevenir los calambres en el deporte, pero todos seguimos expuestos a este pequeño tirón que produce momentos muy dolorosos durante algunos segundos. Si así sucediera, debes realizar las pautas que te damos a continuación.

Lo primero de todo es cesar la actividad que se esté realizando en ese momento. Probablemente los músculos que intervienen en ese gesto están acostumbrados a ciertos valores de intensidad y movimiento, por lo que al cambiarlos se provoca una mayor necesidad de contracción muscular. Los calambres suceden, sobre todo, en personas que no practican ejercicio físico con regularidad.

estiramientos cuando sufrimos calambres

En el momento anterior al calambre notarás un pequeño movimiento involuntario del músculo que advierte del comienzo del mismo. Aprendiendo a identificar esta señal podrás evitar que se desencadene. Una vez se haya producido, deberás relajar la musculatura implicada. ¿Cómo? Con pequeños estiramientos progresivos en la zona afectada que hagan extender las fibras musculares.

Posteriormente debes aplicar un masaje vigoroso para eliminar la tensión acumulada producto de la contracción involuntaria mantenida. Puedes presionar también dicha zona lentamente. A continuación moviliza la pierna, o el segmento dañado, suavemente. Comienza a caminar y a jugar con tus propias sensaciones, pues si notas que te volverá a ocurrir debes persistir en las pautas descritas anteriormente.

Cuando todo esto haya pasado es conveniente aplicar hielo en el músculo contraído que favorezca una recuperación y que el calambre no derive en lesión deportiva. Entre los distintos factores que condicionan la aparición de un calamabre, piensa cuál no has cumplido para solucionarlo de cara al siguiente entrenamiento o competición.

No solo la carga y la técnica del movimiento son factores de riesgo en la aparición de calambres. Debes también observar tu alimentación diaria puesto que un déficit de magnesio, potasio, hierro, calcio o incluso una falta de hidratación pueden derivar en tirones musculares constantes durante la práctica de actividad física. Como más vale prevenir que curar, esperemos que no tengas que aplicar comúnmente estas pautas ante un calambre.

Archivado en Alimentos, Calambres, Estirar, Gemelos, Músculos, Relajar, Tirones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs