Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Razones no estéticas para fortalecer glúteos

gluteos No podemos engañarnos en que unas de las múltiples razones del entrenamiento es el aspecto físico que deseamos conseguir, aunque siempre deba prevalecer una finalidad saludable que vaya más allá de la estética. Este concepto no suele cumplirse en el entrenamiento para glúteos, principalmente por el desconocimiento de la importancia que tiene este potente músculo para nuestros sistemas músculo-esqueléticos. Si trabajas glúteos por razones externas, debes leer este artículo para ampliar tu visión sobre esos ejercicios. Un culo firme también es sinónimo de una buena calidad de vida.

Nuestros glúteos están divididos en tres músculos: el menor, el mediano y el mayor. Éste último es el músculo más potente de nuestro cuerpo, y esa es una de las razones principales para visualizar los beneficios saludables de fortalecer correctamente los glúteos. Manteniendo los glúteos firmes, estaremos dando una gran estabilidad al resto de estructuras óseas. Simplificando, y a modo de comienzo, podemos establecer las siguientes ventajas de trabajar los glúteos:

  • Mejora de la postura por un incremento de la estabilidad de la columna.

  • Reducción del dolor de rodillas y espalda.

  • Mayor rendimiento deportivo, al ganar potencia en la musculatura glútea.

¿Por qué?

ejercicio para gluteos

Las lordosis son las curvaturas naturales de la espalda que producen una estabilidad a lo largo y ancho de la zona dorsal. Cuando nos encontramos ante un déficit de activación glútea, nuestra cadera lo corrige con un movimiento de anteversión, que a la vez provoca un exceso de la curvatura lumbar denominada hiperlordosis. Ésta desembocará en distintas patologías que son un clásico en los despachos fisioterapéuticos, entre los más comunes el dolor del nervio ciático por compresión.

Esta corrección biomecánica puede ser evitada con un buen fortalecimiento de glúteos, junto con un correcto trabajo de core, para que la curvatura natural no se vea alterada. Otro gran problema al que nos enfrentamos es la acumulación de grasa en la zona posterior. La solución es bien sencilla: únicamente se tiene que ser constante en la combinación del trabajo cardiovascular con la tonificación y fortalecimiento de glúteos.

¿Cómo?

Pequeños gestos diarios pueden servirnos para ir activando poco a poco la zona glútea. Elimina el ascensor de tu vida y sube las escaleras de dos en dos, siempre con una buena postura. También estarás trabajando tu sistema cardiovascular al subir tus pulsaciones. Tampoco necesitas grandes materiales ya que tu mejor aliado es tu propio peso corporal. Un truco: cuando realices los ejercicios correspondientes, concéntrate en llevar a cabo más lentamente la fase excéntrica del movimiento (la parte en la que vas a favor de la gravedad), ya que estarás produciendo un mayor número de adaptaciones.

Ahora ya sabes que entrenando glúteos no solo abarcarás las miradas a tu trasero, sino que estarás ganando en salud y en calidad de vida. Los músculos tienen una función que, bajo unas malas condiciones de activación, pueden provocar problemas de salud. Es importante entrenar los glúteos para que esto no suceda.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo