Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Perder peso sin ejercicio y dietas es posible

Varias rutinas para perder peso

Muchos dirán que perder peso es una tarea dura, y no dudamos que lo sea. Sin embargo, la gran mayoría cree que para conseguir este difícil objetivo es necesario llevar a cabo una de estas dos cosas: ejercicio físico o dieta. Pero hoy os vamos a dar algunos consejos para que no tengáis excusas si no podéis hacer estas dos cosas en vuestra atareada vida.

  • Comienza con un vaso de agua: Estarás hidratado/a y algo más lleno para evitar comer más de lo necesario.

  • Cambia algunos ingredientes: A veces es mejor añadir vinagre a las ensaladas en vez de esas salsas que añaden demasiadas calorías a la comida. Optar por fruta fresca al final en vez de por un trozo de tarta, sería una buena elección.

Chica bebiendo agua

  • Un trozo de chocolate negro para el postre: En vez de tomarnos un trozo de tarta en el postre, podremos optar por coger una onza o dos de chocolate negro (cuanto mayor porcentaje de cacao, mejor). Esto añadirá una gran cantidad de fibra a nuestro organismo y evitará que consumas azúcares extra.

  • Cuidado con las porciones: Cuidar las porciones que nos echamos en el plato puede marcar la diferencia entre ganar 500 gramos de peso a la semana o tan sólo ganar 100 gramos (o incluso perder). Utiliza platos pequeños para echarte las porciones y evitarás los excesos.

  • Muévete más: Incluso si no le estás dedicando un tiempo del día a hacer ejercicio físico, puedes quemar unas cuantas calorías moviéndote más. Por ejemplo, puedes dar unas vueltas al edificio donde trabajas o estudias en los descansos mientras se desestresas un poco, o aparcar un poco más lejos de tu destino para tener que caminar un poco.

  • No bebas calorías: Una de las razones más comunes que nos hacen engordar son las copitas con los amigos en el fin de semana. El alcohol tiene muchas calorías y debemos cortar por lo sano esta ingesta semanal. Tomar agua con sabores como limón, pepino o menta para ahorrar en calorías ingeridas.

  • No pases mucho hambre: Estar un rato con hambre y luego comer puede ser bueno, pero pasar demasiado tiempo sin comer no es nada beneficioso para tu organismo. Come a las horas que debes para evitar un bajo nivel de azúcar en sangre.

  • Toma snacks altos en fibra y proteínas: Una barrita de proteínas casera puede ayudarte a conseguir gran parte de las proteínas y fibra que debemos consumir diariamente. Cuando sea la hora del almuerzo o la merienda, sería bueno tomar alguna alternativa de estas. Algunas con menos de 150 kcal. son la mejor opción.

  • Cena temprano y ligero: Intenta que la cena contenga cerca del 25% de las kcal. que consumes a lo largo del día. Y siempre que sea entre 2 y 3 horas antes de irte a la cama. Comer mucho en la cena y tarde puede causar problemas de digestión y de sueño. Las consecuencias de cenar tarde pueden ser devastadoras.

  • Duerme más: La falta de sueño puede causar que comas más al día siguiente, además de no tener las suficientes energías para afrontar la jornada. Debemos dormir, al menos 7-8 horas cada día para mantener a raya nuestro proceso de adelgazamiento. Si no duermes lo suficiente podrías engordar más de lo que crees.

Nuestra metas llegarán a buen puerto si atendemos a la gran mayoría, sino todos, de estos consejos. Perder peso no es nada fácil, pero puede volverse en una tarea prácticamente imposible si no nos fijamos en algunos detalles de nuestra rutina diaria, ya sea de alimentación o de nuestra movilidad y descanso.

Última actualización: 26 de January, 2015

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo