Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

clase de body pump Las clases colectivas ofrecen una manera dinámica y divertida de practicar ejercicio físico, siendo muy solicitadas por parte de los usuarios que acuden al gimnasio. Entre ellas podemos elegir una gran variedad de modalidades según nuestras preferencias, pero no todas son igual de eficaces. Hoy os vamos a hablar del Body Pump, un sistema de entrenamiento impartido por muchos centros pero cuestionado por algunos estudios. Con ello no estaremos diciendo que sea perjudicial practicar Body Pump pero sí advertir de que existen riesgos que podrían ser contraproducentes para el rendimiento y la salud. Vayamos un poco más allá.

¿Qué es el Body Pump?

Les Mills International es la empresa distribuidora de esta modalidad de entrenamiento grupal, conformándose básicamente como una clase colectiva donde se practican ejercicios con pesas de forma conjunta acorde al ritmo de una determinada música. Sus objetivos prioritarios son el desarrollo de la tonificación muscular así como un elevado componente aeróbico para la quema de kilocalorías. Más de 500 de ellas se logran quemar en una clase de Body Pump.

Si entrenas tanto el componente cardiorespiratorio como el muscular, ¿dónde está el problema? Son muchas las investigaciones que se han encaminado a demostrar los beneficios de esta clase colectiva tan solicitada, pero también hay investigaciones que ponen en duda su seguridad. Entremos en este segundo grupo para observa a qué nos exponemos cuando lo practicamos.

Riesgos

En primer lugar el estudio de Rixon y colaboradores demostraron varias teorías. Por ejemplo, que trotar a una velocidad de 8 kilómetros por hora suponía un coste energético similar a una clase de Body Pump. Además, dicha clase es menos eficiente ya que se necesita más duración o frecuencia que el step, body combat y RPM (entrenamiento interválico) El estudio afirma que para quemar un mismo número de calorías se necesitarán 4 sesiones a la semana de body pump frente a las 3 sesiones por semana del resto de clases.

body pump

Otro estudio dirigido por Stanforth demostró las razones por las cuales su práctica suponía un riesgo. La más evidente es que se entrenan distintos grupos musculares sin adaptar la carga a cada uno de ellos, ya que resulta obvio que no se requiere el mismo peso para bíceps que para sentadilla. Además no se mejora el porcentaje de consumo máximo de oxígeno (VO2 máximo)

El tiempo dedicado a entrenar cada grupo muscular tampoco es lo indicado si lo comparamos con una rutina analítica. Entre 5 y 7 minutos es el tiempo que se invierte sobre cada músculo, con poca recuperación al acabar el ejercicio. Esto hace que no se respete demasiado uno de los principios básicos del entrenamiento. La individualización para el trabajo de fuerza también se ve incumplida.

Volvemos a insistir en que el significado de estos datos no es que sea peligroso practicar body pump sino que existen otras clases colectivas más eficaces y con menos riesgos. Escoge entre el gran número de posibilidades que la actividad física te brinda y no te limites a progresar solamente en una.

Última actualización: 10 de February, 2015

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo