Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Ejercicio físico y diabetes, cómo compaginarlo

diabetes Si el otro día tratamos a un grupo poblacional bastante delicado, como es el entrenamiento para hipertensos, hoy queremos dirigirnos a una patología metabólica que afecta al 6% de la población. Este ritmo podría seguir creciendo por los malos hábitos nocivos que imperan en la sociedad actual, y en potente relación con el síndrome metabólico. Cuando se sufre diabetes muchas dudas surgen, pero en el campo de la actividad física se debe saber que aunque existan limitaciones puede practicarse sin problema. Eso sí, siguiendo unas pautas determinadas que aseguren los beneficios sin maximizar los riesgos.

Aunque existen otro tipo de diabetes la más conocida es la tipo 2, surgida en edades avanzadas y de frecuente relación con la obesidad.

El defecto se da tanto en la producción de insulina como en la sensibilidad celular en la recepción de la misma, así que el tratamiento dependerá del fallo que se tenga.

En cualquier caso pasemos a hablar de qué recomendaciones son las más aconsejadas para hacer deporte con seguridad.

Lo primero de todo es que debes contar con la aprobación médica para empezar cualquier rutina. Él será el que te debe avalar para practicar ejercicio, pues puede ser contraproductivo si así lo considera.

Generalmente no suele limitar la actividad, pero sí hay que prestar atención.

Ejercicio aeróbico

ejercicio y diabetes

Es el que más debe prevalecer en tus objetivos condicionales. Es la mejor opción para ponerse en forma, aunque el volumen e intensidad del ejercicio variará según tus aptitudes iniciales.

Para que lo veas más esquemáticamente ahí van los parámetros que debes seguir.

  • Para los que se inician. 3 sesiones semanales aeróbicas con un máximo de 72 horas entre ellas, para que así puedas ganar adaptaciones.

    La intensidad debe ser inferior al 70% de la frecuencia cardíaca máxima y la duración oscilará entre los 150 minutos semanales para dicha intensidad.

  • Para los experimentados. Si ya posees un recorrido en el entrenamiento puedes subir la intensidad. En ese caso las recomendaciones hablan de más de 90 minutos por semana con una intensidad superior al 70% de la frecuencia cardíaca máxima.

Ejercicio de fuerza

Debe existir dicho objetivo de forma complementaria, siguiendo los criterios básicos de progresión y los principios del entrenamiento.

Tanto para novatos como para experimentados, el volumen rozará las 2 sesiones semanales. Incluye entre 8 y 10 ejercicios poliarticulares con una intensidad que no suponga demasiado esfuerzo para el organismo.

  • Primero: ejercicios para la resistencia muscular (entre 10 y 12 repeticiones)

  • Segundo: ejercicios para la hipertrofia (entre 6 y 8 repeticiones)

Las cifras que se han dado en este post han sido prescritas por el colegio americano de medicina deportiva (ACSM) la institución referente para dichos casos.

Aún así queremos insistir en que cualquier enfermedad debe ser tratada inicialmente por un médico que avale el tipo de ejercicio a realizar.

A partir de ahí el ejercicio físico puede mejorar cualquier tipo de patología cuando se realiza con precaución.

Última actualización: 04/02/2015 a las 10:03

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo