¿Cada cuánto tiempo cambiar tu almohada?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Chica acostada sobre su almohada

Nunca hemos mencionado antes que uno de los factores que aumentan nuestro riesgo de lesión es el cómo dormimos. Mientras que dormir desnudos puede aportarnos diversos beneficios, dormir con una almohada en mal estado o desgastada podría provocarnos algunos inconvenientes a la hora de entrenar. Nuestro cuello y espalda nos lo agradecerán, que no es poco.

Pero, ¿sabes cuándo fue la última vez que cambiaste tu almohada? Estoy seguro que cerca del 90% de los que está leyendo esto no se acuerda en este momento. Uno se suele fijar únicamente en el colchón donde duerme y descansa, y no vamos a quitarle mérito, pues el colchón tiene también gran parte de culpa a la hora de sufrir lesiones de espalda y cuello. Pero hoy queremos haceros saber cada cuánto tiempo debéis cambiar vuestra almohada.

Es cierto que no hay un estudio determinado que haya indicado el “periodo de vida” de una almohada. Pero podemos poner en práctica un truco de la vieja escuela. Si tienes una almohada de gomaespuma, dóblada por la mitad y si no vuelve a su forma original, ya puedes estar encargando una nueva. Que no se te olvide que, como deportista que eres, descansar bien repercutirá en tu rendimiento.

Incluso las almohadas que pasan esta sencilla prueba, probablemente escondan acumulación de aceites corporales, piel muerta y ácaros de polvo que la harán apta de ser sustituida pronto. El relleno interior de las almohadas se descompone con el tiempo, aunque también depende del uso que le demos. Vamos a enseñaros ordenadamente el periodo recomendado para cambiar la almohada según tipo:

  • Las baratas de poliéster: cada 6 meses.

  • Gomaespuma algo más caras: cada 12 meses.

  • Viscoeslástica con memoria: cada 18-36 meses.

Según los expertos en descanso, como el Doctor Michael Breus, psicólogo y autor del libro Buenas Noches, es aconsejable sustituir nuestras almohadas con cierta regularidad. Sabemos que algunas cuestan un ojo de la cara, pero nuestro músculos y articulaciones nos lo agradecerán día tras día. No hay peor sensación que levantarse por la mañana con una contractura en la espalda y decir “no” a tu entrenamiento. Así que mejor pon en práctica algunos ejercicios para relajar tu espalda antes de dormir, y te irá mejor.

Archivado en Consejos, Cuello, Lesiones, Malestar
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion