Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

La dieta del guerrero como forma de combatir la obesidad

Imagen de la película 300

Todos conocemos numerosos protocolos de alimentación y dietas que nos prometen adelgazar o reducir nuestro porcentaje de grasa corporal y conseguir resultados casi milagrosos y que proliferan en fechas como estas, en las que el verano se acerca y la imagen corporal adquiere una especial relevancia para ciertas personas. Estas dietas suelen ser muy extremas y no pueden ser seguidas a largo plazo, ya que imponen unas pautas alimentarias extrañas a la naturaleza del hombre y en la mayoría de ocasiones muy perjudiciales.

También todos conocemos, que para tener un porcentaje de grasa corporal bajo, estar saludable y evitar enfermedades como la obesidad, tenemos que evitar ciertos alimentos o determinada cantidad de los mismos, aunque tener este conocimiento no evita que haya personas que, de hecho, lleguen a tener obesidad tarde o temprano.

¿Cómo podemos combatir entonces la obesidad mediante un método distinto, no perjudicial y que no sea uno de los protocolos estándar de sobra conocidos? Hoy te presentamos para ello, las claves de la dieta del guerrero o The Warrior Diet, de Ori Hofmekler, un método que en absoluto te dejará indiferente.

Premisas básicas de la dieta del guerrero

Las premisas básicas de este protocolo de alimentación consisten en imitar los hábitos de nuestros antepasados cazadores, o los hábitos adquiridos por ejércitos como el romano y el griego. Estos hábitos consisten en realizar una gran comida al día, cuando anochece, de manera que durante el resto del día nos mantengamos activos y solo comamos pequeños snacks de los alimentos que señalaremos a continuación.

¿Qué alimentos debo comer si sigo la dieta del guerrero?

Los alimentos deben parecerse a los que un cazador o recolector podría obtener de la naturaleza, debiendo evitarse, por tanto, aquellos muy procesados o refinados. Carnes, pescados, verduras, huevos, legumbres, semillas o frutas son ejemplos de alimentos que podríamos comer sin ningún tipo de problemas. Siempre se optará por la verdura, y algún tipo de proteína y grasa, y si no pudiéramos sumar las suficientes calorías, incluiríamos carbohidratos como las legumbres.

¿Qué líquidos puedo tomar?

Con respecto a los líquidos, debemos tomar abundante agua durante todo el día, además de infusiones, quizás algún refresco light o zumo sin azúcares añadidos para calmar la ansiedad sobre todo en la fase de adaptación e incluso pequeñas cantidades de alcohol de baja graduación como el vino.

Errores que no debemos cometer al realizar la dieta del guerrero

No debemos en ningún caso permanecer durante todo el día en estado de inanición absoluta hasta que llega el momento de realizar la gran ingesta, ya que esto solo nos puede producir algún que otro problema de salud además de hacer que nuestro rendimiento en cualquier actividad que realicemos, merme de manera considerable. Otro error es no tomar los suficientes líquidos, algo que nos podría llevar directos a la deshidratación.

Aquiles guerrero griego

La dieta del guerrero, más que como un protocolo temporal que nos ayude a luchar contra la obesidad o contra los malos hábitos alimentarios, está pensada como una forma casi de vida, por lo que está concebida para que sus efectos se hagan sentir a largo plazo. Como todos los protocolos de alimentación, la dieta del guerrero tiene sus detractores y partidarios, aunque en mi opinión, el principal escollo que encontraríamos para seguir esta dieta es que difícilmente se adapta a los hábitos de vida modernos. ¿Has probado la dieta del guerrero? ¿Cuál es tu opinión sobre ella?

Última actualización: 31 de March, 2015

Mario Rodríguez

Foto Mario Rodríguez

Apasionado de las nuevas tecnologías y del deporte. Graduado Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la UPO. Me encanta practicar deporte y cacharrear todos los móviles que puedo. Me encontraréis por Twitter en @MarioRdriguez.

Sigue leyendo