Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

3 Estrategias para incrementar la economía de carrera

economia de carrera En el running, sobre todo en el de larga distancia, importa la gestión de la energía como elemento determinante en la consecución de objetivos tanto en los entrenamientos como en las propias competiciones. Sucede que centramos nuestros esfuerzos en incrementar la velocidad de carrera o disminuir el tiempo en la misma, sin tener en cuenta la energía que debemos emplear para ello. La mejora de este aspecto energético se denomina economía de carrera, existiendo distintas estrategias que favorecerán un ahorro de oxígeno inmediato para mejorar el rendimiento del corredor. ¿Quieres saber cuáles son las mejores según un estudio? Quédate con nosotros.

Kilometraje

economia de carrera

Saber el volumen de entrenamientos óptimo para nuestro nivel es de suma importancia para no caer en extremos, bien por déficit de esfuerzo o por sobreentrenamiento. Las investigaciones han demostrado que existe una relación directa y positiva entre el kilometraje y la economía de carrera, sobre todo cuando sobrepasamos las 70 millas (112 kilómetros) a la semana.

La razón que se da a este hecho demostrable es que, a medida que avanzamos en rodaje semanal, nuestra densidad capilar así como las mitocondrias mejoran su función en coordinación con la respiración al igual que las fibras musculares encargadas del movimiento. Por lo tanto, a mayor kilometraje más economía de carrera o menor gasto de oxígeno.

Peso corporal

En el referenciado estudio también podemos encontrar la pérdida de peso como estrategia eficaz para la mejora de la economía de carrera. En otras palabras, a menor peso mejor rendimiento (hasta un límite) La explicación es bien sencilla, más aún cuando el corredor se encuentra por encima del peso ideal, y es que debemos desplazar más kilos en cada zancada. Este factor ralentizará nuestro ritmo además de necesitar mayor consumo energético para movilizarlo.

Entrenamiento de potencia

Un corredor cuando comienza sus andadas en el mundo del running únicamente se dedica a acumular kilómetros a lo largo de la semana. Aunque es correcto para adaptarse progresivamente al esfuerzo, también es fácil caer en un estado de estancamiento si no se somete a nuevos estímulos. La fuerza es la clave de un buen corredor, también para su economía de carrera.

De las distintas manifestaciones de la fuerza que podemos encontrar, la más indicada es el entrenamiento de potencia. Se define como la capacidad de realizar un trabajo en el menor tiempo posible, algo que coincide con los objetivos del runner. ¿Cómo se entrena? Movilizando la carga a la mayor velocidad posible sin llegar al fallo muscular, un entrenamiento totalmente distinto a la hipertrofia. Con ello conseguir reclutar un mayor número de fibras musculares y, en consecuencia, un ahorro energético en cada desplazamiento cuando corremos.

Con estas tres estrategias ya puedes confeccionar tu entrenamiento con objetivos de economía de carrera. Aún así las diferencias individuales pueden cambiar el modo de llegar a ello, aunque debes tener siempre en cuenta que el ahorro energético en running debe focalizar alguno de tus entrenamientos.

Última actualización: 30 de marzo, 2015

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo