Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

entrenamiento intervalico de alta intensidad Las nuevas tendencias que emergen en las salas de entrenamiento pueden ser tan eficaces como peligrosas si se aplican a la ligera. El contexto deportivo es propicio para seguir planificaciones de personas que probablemente no sean igual de efectivas para el que la recibe, algo que también sucede con el famoso entrenamiento interválico de alta intensidad o HIIT. No todas las poblaciones son aptas para iniciarse directamente en esta metodología, aunque con entrenamiento y constancia pueden llegar sin problema a practicarlo. Analicemos de forma global algunos de estos sectores poblacionales.

hombre descansando

En primer lugar nos encontramos ante aquellos que apenas han practicado actividad física hasta el momento y desean comenzar con algo motivante que no reste demasiado tiempo a otras prácticas diarias. Deciden llevar a cabo un HIIT pero muchos desisten en el camino ante las elevadas demandas solicitadas. Es uno de los casos más comunes que podemos ver, y es que no podemos pretender que una persona sedentaria cambie hábitos mediante sesiones de intensidad máxima como inicio.

  • Consejo: lo mejor es iniciarse en el entrenamiento asentando una mínima capacidad aeróbica, con ejercicios destinados también a la ganancia de fuerza. Globalidad y progresión son las dos reglas fundamentales en tus primeros días.

Por otro lado podemos observar casos de personas con un elevado peso corporal, resultado de unos malos hábitos diarios. Si una persona activa ya sufre con el HIIT, imagínate alguien cuya condición física es mínima que, además, padece sobrepeso. Es cierto que el HIIT provoca un efecto de EPOC que alarga la quema de grasa, pero en contrapartida nos topamos con un sufrimiento articular excesivo.

  • Consejo: aunque el HIIT se utilice para perder peso, en casos de obesidad es mejor comenzar disminuyendo con ejercicios generales que impliquen a todos los músculos. Después, el HIIT te hará quemar aún más grasa que la que hubieras eliminado sin una base previa.

Por último hablamos acerca de las personas con cardiopatías o enfermedades cardiovasculares. Para este sector, ¿crees que es bueno el HIIT? Pues lo cierto es que sí, pero con especial cautela. Ya hablamos sobre los beneficios del entrenamiento interválico en poblaciones con enfermedades del corazón, referenciando un estudio clave para su comprensión. Sin embargo estas personas nunca deben practicar ejercicio sin la supervisión de un profesional.

  • Consejo: si has sufrido angina de pecho, infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardíaca o similares, lo mejor es que tras el aval de un médico practiques ejercicio con un entrenador personal. Su conocimiento hará que tu calidad de vida se vea mejorada considerablemente, revirtiendo algunos de los síntomas después de padecer dicho problema.

En ningún caso queremos afirmar que el HIIT sea desfavorable, todo lo contrario. Únicamente debemos vigilar cuándo aplicarlo y cómo llevarlo a cabo. Los resultados son excelentes además de optimizar el tiempo de una manera eficaz, invirtiendo menos tiempo y ganando más resultados.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo