Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Conoce qué es la rabdomiólisis para poder evitarla

cansancio Realizar ejercicio tiene un largo listado de beneficios, siempre y cuando se practique adecuadamente siguiendo la teoría del entrenamiento. Por el contrario cuando llevamos a cabo una planificación no fundamentada corremos el riesgo de sufrir lesiones o caer en patologías más severas. En relación con ello hoy os presentamos una enfermedad relacionada en muchas ocasiones con el entrenamiento: la rabdomiólisis. Sus efectos provocarán una pérdida de adaptaciones muy similares a las del sobreentrenamiento. Conoce sus síntomas y las razones por las que se produce para poder evitarla a tiempo.

La rabdomiólisis

La definición de esta enfermedad conjuga con sus efectos, siendo una patología que provoca una degeneración del tejido muscular por un esfuerzo intenso al que no está acostumbrado nuestro organismo. Lo más común es que se presente en las primeras fases del entrenamiento por una incapacidad de tolerancia ante la intensidad demandada, aunque también puede darse en estados más avanzados por querer dar más de lo que se puede.

Causas

sobreentrenamiento

Las razones por las cuales se puede padecer la rabdomiólisis son diversas, no únicamente por practicar un ejercicio de alta intensidad o de larga duración. Las probabilidades incrementan cuando se combina una actividad de las características citadas con temperaturas corporales extremas, ya sean cálidas o frías. Niveles bajos de fosfato o una deshidratación grave tienden a desembocar en esta enfermedad tratada.

La explicación a la rabdomiólisis reside en la destrucción de fibras musculares que da lugar a una liberación de sustancias contenidas en él hacia el torrente sanguíneo (mioglobina). Después estos compuestos son filtrados por el riñón pudiendo causar un daño en su función.

Síntomas

El síntoma más característico y visual es la coloración oscura de la orina (mioglobinuria) por la presencia de mioglobina en ella. Es el principal indicador de la rabdomiólisis debiendo servir de alarma para aquellos que puedan percibirla. Otros síntomas propios de la enfermedad asociados a la pérdida de compuestos musculares son los siguientes:

  • Debilidad y rigidez muscular.

  • Debilidad generalizada y fatiga global.

  • Dolor articular.

  • Disminución del volumen de orina.

No debes confundir la fatiga post-entrenamiento con una rabdomiólisis ya que esta última es mucho más grave. Antes de dar cualquier paso, disminuye o anula tu entrenamiento hasta que un médico pueda solucionar la enfermedad. En estos casos la prevención es el mejor aliado.

Prevención

Precisamente en este aspecto es donde intervienen los profesionales de la actividad física y el deporte. Debemos elaborar las rutinas con una lógica dada por los principios del entrenamiento, así como enseñar hábitos saludables relacionados con el entrenamiento invisible. Progresión, adaptación e individualidad son 3 reglas fundamentales a cumplir en todo programa de entrenamiento. No empieces dándolo todo (aunque tampoco te quedes corto) puesto que la gestión del esfuerzo es algo que se aprende las primeras semanas del programa.

La rabdomiólisis es una enfermedad totalmente evitable, aunque se den casos con cierta predisposición a padecerla. El ejercicio físico hará que te alejes de sufrirla a medida que avanzas en tu programa, pero recuerda que siempre los beneficios de la actividad deben superar a los riesgos.

Última actualización: 16 de March, 2015

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo