Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Cuáles son los peores alimentos para tus dientes?

Pareja tomando café

Tras conocer que el entrenamiento es capaz de dañarnos los dientes de diferentes modos, hoy os vamos a alertar de aquellos alimentos, ya sean bebidas o comidas, que pueden ejercer un daño similar o peor en nuestra dentadura. Y como no todos podemos afrontar una operación de láser para reparar los dientes, vamos a seguir el valioso consejo de alejarnos de los siguientes alimentos.

Cítricos y comidas ácidas

Algunos cítricos cortados Si notas algunas manchas amarillentas en tus dientes, las comidas ácidas (que lleven cítricos o tomates) podría estar causando este color. Incluso en alimentos que vengan empaquetados o comprimidos como algunas barritas, el efecto podría ser similar de erosionar el esmalte dental.

Café

Granos de café La cura favoritas de mucha gente para las mañanas cansadas contiene taninos (polifenoles ácidos) que generan manchas t la decoloración de los dientes. Además, porque es ácido, altera el equilibrio del pH de tu boca, por lo que cualquier alimento ácido que tomemos puede dañar los dientes mucho más rápidamente. Así que los que toman 6 tazas de café al día deberían ir reduciendo ese número progresivamente desde ya.

Dulces

Chucherías y galletas Aquellos alimentos dulces a base de azúcar refinado se adhieren a los dientes y se convierten en la principal comida para las bacterias de la boca. Cuando estas bacterias se alimentan de estos azúcares, liberan ácidos que conducen a la caries dental tan famosa, lo cual oscurece y agujerea los dientes que, ya de por sí, estaban algo pobres.

Bebidas gaseosas

Bebidas gaseosas Aquellas bebidas cargadas generalmente de azúcar actúan de la misma manera que las chucherías, dando a las bacterias su alimento preferido. Además, cualquier cosa carbonatada también es ácida y creará agujeros en los dientes. Esto incluye las versiones sin azúcar también.

Té y manzanilla

Taza de té rojo Al igual que el café, el té y la manzanilla también contienen los temidos taninos. Por otro lado, según el tipo de té que tomes, las manchas serán de un color u otro. Por ejemplo, el té verde te deja los dientes de color gris y el té negro te los deja amarillos. Si quieres seguir tomando té cada día, lo mejor es que inviertas en los de mejor calidad, para ahorrarte la visita al dentista.

Arándanos, moras y granadas

Arándanos y moras Si bien estas tres clases de frutas pueden ser grandes antioxidantes, también nos pueden hacer cambiar el color de nuestra dentadura en segundos. Un truco para que os lo apliquéis: si la mancha de una fruta es difícil de quitar de la ropa, difícil será sacarlo de tus dientes.

Vino tinto

Copas de vino tinto El vino puede ser el responsable de los daños en tus dientes, sobre todo del color gris que han cogido. Estas manchas son más difíciles de eliminar que las amarillentas. Los mismos taninos que contiene el vino tinto son los culpables. Sin embargo, algunos estudios recientes han detectado que el vino puede ayudar a combatir la caries dental. Estaremos al tanto de otros estudios.

Vino blanco

Dos copas de vino blanco Al contrario que el vino tinto, el vino blanco puede ir royendo poco a poco el color blanco de nuestra dentadura. No dejará manchas como el vino tinto, pero no arrebatará nuestro querido blanco nuclear. Esto es causado por su acidez que, según varias investigaciones, penetra al interior de los dientes.

Pues, como habéis visto, casi no nos podremos librar de dañar nuestros dientes cada vez que comamos o nos demos algún dulce capricho. Por tanto, no dejemos de utilizar agua justo después de consumir uno de estos alimentos para intentar eliminar lo máximo posible los ácidos, taninos y el azúcar para evitar males mayores.

Última actualización: 24 de April, 2015

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo