Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El ángulo Q de la rodilla, un factor lesivo para muchos deportistas

angulo q rodilla Los factores que determinan el riesgo lesivo de un deportista pueden ser dependientes de las condiciones en las que se produzca el entrenamiento (periodización, tiempo de descanso, etc) o dependientes de factores anatómicos que pueden interferir en el desarrollo de los ejercicios. Hoy queremos hablaros de un factor de suma importancia en muchos deportes y que se modifica según el género del deportista. El ángulo Q se corresponde con el alineamiento de las rodillas, existiendo ciertas patologías que son producidas por un exceso de dicha angulación pero cuyos efectos pueden equilibrarse con un correcto entrenamiento.

El ángulo Q se define como el resultante entre dos segmentos. El primero va desde la espina ilíaca anterior superior hasta el centro de la rótula, y el segundo desde el centro de la rótula hasta la tuberosidad anterior de la tibia.

Con un goniómetro es sencillo practicar una evaluación de dicho ángulo según algunos protocolos cuya medición es de mayor importancia a medida que incrementa la preparación física específica del deportista.

angulo q rodilla

En el caso de las mujeres el valor del ángulo Q es superior por una razón puramente anatómica. Al poseer una pelvis más ancha, junto con una mayor tendencia hacia el valgo de rodilla, tienen una mayor predisposición a que esta cifra aumente.

Dicha consideración anatómica también debe ser tenida en cuenta en la planificación del entrenamiento para reforzar con más insistencia estructuras musculares que equilibren el ángulo.

La cifra a partir de la cual se considera patología o una angulación anormal es de 20 grados en mujeres y 15 en hombres.

Y ¿qué pasa si en tu caso el ángulo Q es amplio y normalmente tiendes a juntar las rodillas? La respuesta reside en fortalecer musculatura compensatoria para dicha alternación.

Un ejercicio donde se puede visualizar perfectamente si las rodillas tienden a hacer ese movimiento por el ángulo Q es en la sentadilla, cuyo movimiento es ejecutado incorrectamente en muchas ocasiones por no fortalecer otras estructuras.

El entrenamiento, por tanto, debe ir dirigido a los siguientes músculos:

  • Vasto interno del cuádriceps, músculo fásico cuya función es llevar la rótula a la parte medial.

  • Vasto externo del cuádriceps, cuyo objetivo es el contrario (llevarla hacia la parte lateral)

  • Fortalecimiento de glúteos para compensar la tendencia.

El reforzar las estructuras que soportan una articulación nos llevará a protegerlas ante movimientos complejos que son ocasionados en gestos deportivos habituales.

De ahí la importancia de ejercicios de fortalecimiento aunque la modalidad sea aeróbica ya que en deportes como el ciclismo o el running factores como el ángulo Q pueden ser causa de lesión permanente.

Última actualización: 21/06/2015 a las 15:51

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo