Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo reducir el riesgo de cáncer de mama con el trabajo de fuerza

Jalón al pecho

El trabajo de pesas puede hacer algo más que hacer crecer tus músculos, marcarlos y quemar grasa. Si bien todos los tipos de ejercicio reducen sustancialmente el riesgo de cáncer de mama y de pulmón, según nuevos estudios presentados esta semana en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, las mujeres que entrenan enérgicamente, con sesiones HIIT o CrossFit, varias veces a la semana redujeron el riesgo de cáncer de pulmón y mama en un 33%.

Y aún os lo ponemos mejor: aquellas mujeres que estaban en forma, pero que tenían otros factores que les podría aumentar el riesgo de padecer cáncer (como el tabaco o el sobrepeso), también vieron reducido ese riesgo notablemente.

La pregunta que los investigadores se hacen ahora es: ¿Por qué exactamente el ejercicio puede reducir el riesgo de cáncer? y ¿Cuánto necesitamos sudar para ver los beneficios?

Una explicación razonable

Sesión CrossFit

El ejercicio puede reducir el número de células de grasa que producen el estrógeno, una hormona que en exceso alimenta el cáncer de mama.

Por otro lado, el trabajo de fuerza como las sentadillas, el curl de bíceps o el press de pectoral, podría ser bueno también.

Un estudio realizado en Harvard en 2012 encontró que los ejercicios de fuerza muscular producían una hormona, la irisina, que viaja a través del cuerpo y aumenta la velocidad a la que las células de grasa se metabolizan.

Por lo que, cuanta más irisina en el organismo, mayor será la quema de calorías.

Para el cáncer de pulmón, la explicación, aunque menos directa es la siguiente: La actividad física podría específicamente ayudar a los pulmones a mejorar su función y a limitar la cantidad de productos cancerígenos inhalados del aire.

Además, el ejercicio estimula el sistema inmunológico y ayuda a las personas a perder peso, lo que se ha demostrado que protege contra la aparición de cáncer.

Ambos equipos que investigaron los dos casos de cáncer notaron que cuantos más minutos se ejercitaban las mujeres, mayor protección tenían contra el cáncer.

En los estudios, las mujeres se ejercitaron de 4 a 7 horas por semana. Cualquier nivel de intensidad es bueno para reducir estos riesgos.

La investigación parece indicar que no tenemos que esforzarnos al máximo para conseguir mejores resultados en este sentido, solo tienes que darle tiempo.

Así que si te quieres sentir bonita y saludable tanto por dentro como por fuera, piensa en incorporar a tu entrenamiento el trabajo de fuerza a nivel general o específico.

Yo, personalmente, recomiendo comenzar con flexiones y sus tipos, trabajarás espalda, hombros, brazos y pectoral al mismo tiempo.

Última actualización: 06/06/2015 a las 12:00

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo