Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El entrenamiento regenerativo, ¿cómo y para qué?

running Una buena preparación física no solamente se basa en periodizar correctamente los esfuerzos de la sesión sino también en saber aplicar las estrategias de descanso óptimas para superar la fatiga generada. La alimentación supone uno de los grandes pilares en los mecanismos de recuperación y, junto a ella, deben existir hábitos de descanso activo con una actividad física de baja intensidad bien planificada. Este tipo de entrenamiento se conoce como regenerativo cuyos beneficios y formas de aplicarlo se tratarán a continuación. Ponlo en práctica para incrementar tu rendimiento semana tras semana.

Como bien sabrás existen las denominadas zonas de entrenamiento tratadas anteriormente en SportAdictos y determinadas según el metabolismo utilizado.

Si el máximo se corresponde con el VO2 máximo, el nivel más bajo dentro de una actividad física se denomina zona regenerativa o sub-aeróbica.

Es en esta zona donde nos pretendemos mover para obtener los beneficios propios de una recuperación activa.

Características del entrenamiento regenerativo

running

La propiedad más característica de esta modalidad es la intensidad. Todos los esfuerzos oscilan entre el 50% y el 55% del esfuerzo máximo, es decir, un ritmo muy lento que ronde los 5 minutos por kilómetro.

El tiempo de este tipo de entrenamiento debe variar según el volumen de esfuerzo aplicado en el día anterior aunque normalmente no debería sobrepasar los 60 minutos, sin desniveles de gran importancia y con un ritmo extensivo sin cambios de intensidad.

Los autores recomiendan que, del volumen total de entrenamiento semanal, las sesiones regenerativas supongan el 20% del mismo.

Es decir, si haces 100 kilómetros semanales, 20 deben ser a nivel regenerativo y el resto en las distintas zonas de entrenamiento según el objetivo que desees conseguir.

Beneficios

El entrenamiento regenerativo, en complemento con esfuerzos superiores adaptados al objetivo, resulta de igual importancia que estos últimos.

Todo atleta debe planificar sesiones específicas de baja intensidad para beneficiarse de los puntos que vamos a citar:

  • Promueve una activación hemodinámica, siendo positiva para el mantenimiento del sistema cardiovascular y respiratorio.

  • Ayuda a eliminar el ácido láctico residual.

  • Mantenimiento de la capacidad aeróbica.

  • Incremento de la cantidad de mitocondrias.

  • Favorece la recuperación muscular.

  • Incide positivamente sobre el fenómeno de supercompensación.

No solo en el alto rendimiento resulta imprescindible este tipo de entrenamientos, sino también en el fitness convencional como pudiera ser el running, el ciclismo y otras modalidades deportivas.

El trabajo complementario siempre es positivo y notarás la diferencia en tu rendimiento practicando sesiones activas de recuperación.

Última actualización: 13/07/2015 a las 10:03

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo