Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Refuerza tu sistema inmunológico consumiendo kéfir

kefir

El kéfir se puso de moda durante estos últimos años entre aquellos que procuran mejorar la salud de manera natural. Este probiótico cuenta con un alto contenido en lactasa, una enzima que ayuda a descomponer el azúcar en la leche, lo que lo hace apto para celíacos o con intolerancia a la lactosa.

¿Qué es el kéfir?

El kéfir es una leche de vaca o cabra fermentada que en nada se asemeja con el sabor de la leche, dado que el kéfir suele ser ácido e intenso porque la lactosa (azúcar en la leche) se transforma en ácido láctico durante la fermentación para que el organismo lo digiera mucho mejor y evite el malestar estomacal, la diarrea y la inflamación que la lactosa (tipo de azúcar de origen animal) ocasiona.

El kéfir es una gran fuente de probióticos con propiedades antifúngicas y antibacterianas beneficiosos para la salud que ayudan a mejorar la flora intestinal y reforzar el sistema inmunológico previniéndolo de infecciones respiratorias, catarros y resfriados. Sus beneficiosas bacterias luchan contra los gérmenes y las bacterias malas que ingresan al organismo mediante la ingesta de alimentos y bebidas, como la Salmonella, la Shigella, la Eschiarichia coli, la Helicobacter pylori e incluso la Candida albicans.

Por otro lado, los azúcares naturales presentes en el kéfir regulan el nivel de azúcar en sangre en personas diabéticas, por lo que estas deberían consumir al menos entre 120-150g de kéfir por día. Asimismo, las proteínas digestibles que posee este probiótico ayudan a reparar y reconstruir los sistemas y los órganos como el corazón.

Diferencias entre el kéfir y el yogur

A pesar de haber explicado lo que es el kéfir, puede que algunas personas lo confundan con el yogur por ser una leche fermentada. Sin embargo, no lo es, ya que la consistencia del kéfir es mucho más líquida y su sabor es totalmente diferente.

En el kéfir la leche fermenta por una reacción lacto-alcohólica que no solo fermenta la lactosa sino también la albumina y la caseína, conservando los nutrientes elementales de la leche (calcio, fósforo, potasio, y vitaminas A, D, B9, K y B2), mientras que en el yogur, la fermentación es solamente láctica y allí se encuentran estas dos bacterias: L. Bulgaricus y S. Termophilus.

Según Mejor con salud puedes encontrar kéfir líquido o en gránulos en las tiendas naturistas o grandes supermercados en la sección de lácteos o dietética. Si compras kéfir líquido, bebe un vaso de 100ml después de desayunar combinado con frutas si lo deseas, y si lo adquieres en gránulos consume 100g al día combinados con miel.

Última actualización: 2 de July, 2015

Flavia

Foto Flavia

Soy maquilladora de profesión y maestra rotisera y pizzera de corazón. Mi gran pasión es la repostería y adopté la meditación y el deporte como estilo de vida. Puedes ver mi perfil en Linkedin.

Sigue leyendo