Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Las adaptaciones del corazón al ejercicio físico

corazon Ejercicio físico y salud son dos términos que van acompañados cuando se efectúa un buen programa de entrenamiento que mejore la calidad de vida de aquel que lo practica. Las mejoras se producen en múltiples niveles: sistema muscular, nervioso, cerebral y un largo etcétera de adaptaciones positivas derivadas de un estilo de vida activo. Pero el motor de todas estas adaptaciones es, sin duda, el corazón pues la práctica regular de ejercicio derivará en modificaciones positivas del mismo en su funcionamiento. Demos un repaso a los cambios más importantes que experimenta nuestro corazón cuando nos ejercitamos.

Cambios mecánicos

Cuando sometemos a un músculo a un esfuerzo este aumenta su volumen por una serie de adaptaciones temporales o crónicas. El corazón es el principal órgano muscular de nuestro organismo y también sufre tal fenómeno ante el ejercicio físico pero estos efectos variarán según el tipo de deporte que se realice. Es lo que se conoce como hipertrofia cardíaca que determina en buena medida la estructura mecánica del corazón. Básicamente existen dos tipos de hipertrofia cardíaca según el deporte:

running

  • Hipertrofia concéntrica. Característica de aquellos deportistas que únicamente trabajan ejercicios de fuerza, como los halterófilos o los culturistas. En esta tipología aumenta el grosor de las paredes del corazón hacia adentro, es decir, se ensancha la estructura que lo recubre pero no incrementa la función de bombeo. Más bien todo lo contrario.

  • Hipertrofia excéntrica. Relacionado con aquellos deportistas de resistencia como los maratonianos o los fondistas en general. La adaptación es la contraria, aumenta el grosor de las paredes pero también crece el volumen cardíaco. La consecuencia más inmediata es el aumento de la capacidad de bombeo.

Cambios eléctricos

La función cardíaca también se ve modificada con el deporte. Seguramente sabrás que los deportistas de élite tienen un número de pulsaciones muy por debajo de la media. Esto es otra de las adaptaciones eléctricas del corazón mediante el ejercicio físico: la bradicardia. Este hecho se debe a una mayor actuación del sistema parasimpático en comparación con personas desentrenadas. Otras características eléctricas que se modifican con el entrenamiento son el incremento funcional del corazón así como un aumento de la función sistólica y diastólica.

Sin embargo cabe mencionar que las adaptaciones citadas anteriormente, junto con otras muchas que se producen, pueden ser revertidas con un largo periodo de inactividad. Lo que no cabe duda es que el ejercicio físico es tan beneficioso para el corazón como para otros sistemas del organismo. La calidad de vida es incomparable con unos buenos hábitos nutricionales y de ejercicio.

Última actualización: 17 de August, 2015

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo