Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El Mito, los músculos que no usas se convierten en grasa

Abdomen masculino con un poco de grasa

Se lleva escuchando bastante tiempo este mito. Mucha gente cree que los músculos se transforman en grasa una vez no los usamos o fortalecemos habitualmente. Toda persona entrada en carnes tiene músculos, en mayor o menor grado, pero los tiene ahí. El problema es la cantidad de tejido adiposo que cubre su musculatura y que no deja ni ver ni dilucidar algo que antes sí se podía. Este mito lleva recorriendo el planeta desde tiempos inmemorables, por lo que hoy vamos a explicar brevemente cómo funciona nuestro cuerpo una vez más.

Los músculos y las grasas son tejidos totalmente distintos. Si dejas de entrenar durante un tiempo, tus músculos se irá aflojando, perdiendo tensión entre sus fibras, su tono y densidad cambiarán. En el mismo instante que ocurre esto, las células de grasa comienzan a sustituir gradualmente al tejido muscular magro ocupando su lugar. Pero en ningún momento el tejido muscular se transforma en tejido adiposo por arte de magia.

Grasa sobrante de abdomen femenino

Después de que una persona deja de hacer ejercicio, las células musculares no van a desaparecer; más bien, simplemente estarían reduciendo su volumen. Esto permite que el cuerpo conserve energía cuando las actividades diarias de una persona no requieren mucha masa muscular. Las células musculares tienen un poco de energía para mantenernos activos: el uso calórico diario en reposo es de 13 kcal. por kilogramo de peso corporal.

Este mito probablemente se debe a que las personas que entrenan su cuerpo diariamente y dejan de ejercitarse durante un tiempo, comienzan a ver cómo la carne alrededor de sus músculos se vuelve más y más blanda. La ingesta calórica es el principal problema en estos casos: las personas que se ejercitan regularmente suelen ingerir un mayor número de calorías que el resto, por lo que si siguen tomando esa misma cantidad de comida sin entrenar, acabarán ganando grasa en todo su cuerpo, pues no la están quemando. La gran mayoría de este tipo de personas suele perder las ganas de tomar tanta cantidad de comida pues su cuerpo no se la pide como antes.

Así que en resumen, las personas que hacen ejercicio regularmente y que de repente deben dejarlo por un tiempo por cualquier motivo, véase lesión, prescripción médica, vacaciones o trabajo, tienden a acumular grasa rápidamente porque no ajustan su consumo de alimentos para compensar las necesidades calóricas que han disminuido. Debemos tener cuidado si en algún momento tenemos que dejar de entrenar durante un tiempo y fijarnos bien en que nuestra ingesta calórica no se exceda de lo estrictamente necesario.

Última actualización: 25 de August, 2015

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo