Cómo el agua nos ayuda a ejercitarnos mejor

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Chica en piscina

Hemos dejado atrás un verano horrible por sus temperaturas abrasadoras, y enfilamos ahora el otoño y el crudo inviernos sin las mismas ganas de meter un pie en la piscina. Sin embargo, como bien sabes, entrenarse dentro de agua trae una serie de beneficios más allá de enfriar el cuerpo. No os exigimos un completo entrenamiento para nadadores, pues sería demasiado, pero movimientos básicos y rutinarios, en los que la fricción del agua nos ayude a trabajar a mayor intensidad, será la mejor opción.

Beneficios del entrenamiento en el agua

  • Una media de entrenamiento de 30 minutos en el agua puede quemar aproximadamente 300 kcal. Unas 3-4 veces por semana será necesario para mantener nuestra quema calórica en buenos niveles. Ten encuenta siempre que para eliminar 0,5 kg de grasa corporal necesitamos quemar 3.500 kcal. Márcate ese objetivo semanal y podrás conseguirlo.

  • El entrenamiento en agua es excepcional para mejorar la resistencia cardiovascular. Cuando el agua de la piscina está fría, la sangre fluye por el sistema vascular más rápidamente para calentar el cuerpo desde dentro y equilibrar la temperatura general. Cuando unimos este hecho al trabajo cardiovascular que se realiza siempre bajo el agua, tenemos un claro aumento de la capacidad para aguantar un esfuerzo el mayor tiempo posible.

Chicas en entrenamiento en piscina

  • Durante un entrenamiento de fuerza, nuestros músculos necesitan momentos de descanso para poder comenzar su reparación. Si sigues levantando pesas en tus días de descanso, aunque a una intensidad menor, no estarás contribuyendo demasiado a la evolución de tus músculos. Debido a la flotabilidad y e bajo impacto en articulaciones y músculos que tiene el agua, se anima a muchos deportistas a realizar sus entrenamientos en piscina en sus días libres de entrenamiento más intenso. No solo la quema de grasas seguirá, sino que no dejar de entrenar ningún día hará que nuestros músculos se recuperen y sanen adaptándose.

  • Al contrario que en otros entrenamientos, la piscina nos va a proveer de un ambiente suave. No solo no debes preocuparte por caer, sino que el agua nos ayudará a aliviar esa sensación de fatiga que tenemos fuera del agua, al soportar nuestro peso. Además, mejorar la flexibilidad en agua será más fácil puesto que nuestro cuerpo tiene un mayor rango de movimiento dentro de ella.

  • Como en cualquier otro entrenamiento, la piscina es grata para aliviar el estrés. El ejercicio estimula el cerebro y elimina los radicales libres para conseguir una sensación de mejoría en todo el cuerpo. Cuando realizamos ejercicios en agua algo más caliente, nuestro cuerpo se nota más relajado. Este efecto calmante puede reducir o eliminar el dolor causado por el entrenamiento en sí.

  • Si eres un nadador fuerte y experimentado, tu entrenamiento en la parte profunda de la piscina no debería necesitar de ningún elemento adicional. Debido a la resistencia del agua, los entrenamiento en piscina, tanto con el agua a la altura de la cintura como a la del cuello, son muy beneficiosos en la pérdida de peso corporal, para mejorar la capacidad cardiovascular y la fuerza muscular.

Como veis, los beneficios de entrenar en piscina son numerosos. Si tienes una piscina cerca de casa, en casa o en tu gimnasio habitual, no desaproveches la oportunidad de entrenar unos días en semana, en esos de descanso de tu rutina de pesas. Mejora tu resistencia, sigue reparando tus músculos y aumenta la circulación sanguínea con baños de contraste. Te sentirás mucho mejor, te lo aseguro.

Archivado en Agua, Beneficios, Consejos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion