Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El Mito, militarizar el fitness es peligroso

Militares entrenando

El mundo se está volviendo cada día un poco más loco, y todos nos damos cuenta de ello. Y ceder ante el miedo que nos meten los medios de comunicación es una tentación constante que va en camino de convertirse en una tendencia demasiado frecuente.

Estas rutinas que cada ve están más militarizadas son las que coparán nuestro mito de esta semana, pues mucha gente, algunos de ellos expertos en la materia, tienen la certeza de que este proceso de cambio será perjudicial para los individuos.

Los entrenamientos dedicados a las fuerzas del orden y seguridad de un estado o nación son duro, para qué vamos a negarlo.

Sin embargo, extrapolar este tipo de ejercicios y exigencias a una persona normal que intenta perder peso o mantenerse en su peso ideal, no me parece lo más apropiado.

Puede que hasta llegue a ser peligroso seguir uno de estos entrenamientos para una persona cuya única meta en la vida es dejar uno o dos kilos y no prepararse para defender a su país de una invasión alienígena cuerpo a cuerpo.

Actualmente, están surgiendo diversas disciplinas del fitness con claros guiños a los entrenamientos para militares.

Tendencias como el peligroso método Osmin o el CrossFit, que no tienen nada que ver con el HIIT, están estableciendo sus bases entre la población menos indicada: jóvenes y personas con sobrepeso.

Los beneficios del CrossFit están ahí, pero no debemos pretender que se extienda este tipo de entrenamientos hacia todo el público en general.

Por ello, hoy queremos mostraros los hábitos peligrosos que tiene la militarización de varias disciplinas fitness.

  • Sin dolor no hay ganancia.

    Debemos sufrir para conseguir la forma deseada.

  • Más es siempre más. Si entrenamos más tiempo, conseguiremos mayores beneficios.

  • Entrenar no es divertido, sino una obligación.

  • Eres tan bueno como tu último entrenamiento.

  • Me siento como un perdedor cuando no entreno.

Este tipo de expresiones, escuchadas días a día en las clases de CrossFit o de otras disciplinas militarizadas, pueden llegar a desmotivar a la mitad de los integrantes de clase.

Con esto únicamente se consigue que aguanten los más motivados, los que dependen de un determinado entrenamiento para sentirse felices.

Esto puede ser un arma de doble filo, que motive, y mucho, o que hunda mucho a una persona que no puede llegar a conseguir esa motivación para continuar.

Además, las lesiones en quien no está motivado, llegarán antes y de manera más trágica.

Última actualización: 29/09/2015 a las 10:03

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo