Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Consejos para seguir una dieta metabólica

Dieta metabólica

No todas las personas tienen porqué seguir un mismo tipo de alimentación, ya que los efectos en cada una de ellas son totalmente diferentes.

El metabolismo es quien debe ayudarnos a elegir el tipo de dieta conveniente para nosotros, dado que si todos siguiéramos una misma dieta, habrá quienes adelgacen con ella y quienes engorden también.

Por tanto, la dieta metabólica trata de adaptar una dieta a su individuo teniendo en cuenta siempre su contextura física y, por supuesto, sus hábitos alimenticios para encontrar la manera exacta de ajustar los hidratos de carbono para ese organismo.

¿Cuál es el objetivo de la dieta metabólica?

Sandwich de vegetales

Este tipo de dieta trata de acelerar el proceso de tu metabolismo en un lapso de una semana para que puedas adelgazar.

Esta dieta de 7 días de duración no debe combinarse con actividades extremas ni con la práctica de ejercicios excesivos.

Asimismo, como te comentaba recientemente, dura solamente 7 días por lo que deberás evitar hacerla por más tiempo del que se aconseja, ya que la dieta no incluye una gran cantidad de nutrientes esenciales para la salud y su consumo a la larga puede descompensar tu organismo.

¿Cómo comenzar a hacerla?

Pésate el día que comenzarás a realizar la dieta, preferentemente a la mañana antes de desayunar. Mídete en altura, caderas, cintura, brazos y ancho de tus piernas y anótalo para dentro de una semana saber cuánto has avanzado.

Los metabolismos no son todos iguales y eso depende según genética y hábitos alimenticios de cada persona.

Hay 3 tipos de metabolismos y en alguno de ellos deberías encajar según tu alimentación:

  • Tipo carbohidrato: si sueles consumir harinas con frecuencia, entonces encajas en este tipo. Para adelgazar, necesitarás comer pocas proteínas y pocas grasas e incrementar la cantidad de verduras. También puedes añadir una porción de cereales que contengan fibra y limitar la ingesta de apio, sal, espárragos, espinacas, aguacates y coliflor.
  • Tipo proteico: si tienes este tipo metabólico, incluye una mayor cantidad de carnes y pescados grasos y disminuye la ingesta de verduras y cereales, dado que estos últimos al contener mucha cantidad de azúcar, pueden ser perjudiciales para tu salud.
  • Tipo mixto: si sueles consumir harinas y proteínas de igual a igual, entonces estás dentro de este tipo metabólico. Consume todo lo que hemos mencionado anteriormente en porciones pequeñas.

Ejemplos de dietas en un día

Dieta tipo carbohidrato

  • Desayuno: consume cereales, zumo de tomate y zanahoria o infusiones endulzadas con miel o stevia.
  • Almuerzo: ensalada de lechuga, tomate, pepino y cebollas picadas con un poco de limón y aceite de oliva. Suprema de pollo a la plancha y zumo natural de frutas.
  • Comida: queso port salud o bajo en grasas, huevos cocinados o una fruta.

Dieta tipo proteica

  • Desayuno: consume huevos cocidos con salchichas o jamón y un poco de apio para acompañar. Elige infusiones de hierbas sin endulzar.
  • Almuerzo: come cordero a la parrilla y coliflor al vapor con frutos secos.
  • Comida: opta por consumir muslo de pollo con ensalada de espinacas o aguacate con aceite de oliva y un poco de queso cremoso rico en materia grasa.

Dieta mixta

Toma los tipos metabólicos anteriores como ejemplo y combínalos.

Como verás la dieta metabólica se basa en clasificar los metabolismos en 3 tipos: carbohidrato, proteico y mixto.

Dar con el tipo de alimentación que más nos conviene no solamente nos ayudará a cuidar la silueta que tenemos, sino también a evitar subir de peso y prevenir enfermedades y problemas de salud.

Última actualización: 04/10/2015 a las 17:37

Flavia

Foto Flavia

Soy maquilladora de profesión y maestra rotisera y pizzera de corazón. Mi gran pasión es la repostería y adopté la meditación y el deporte como estilo de vida. Puedes ver mi perfil en Linkedin.

Sigue leyendo