Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cinco ejercicios diarios para llegar en forma a la vejez

En la vejez ejercicio es beneficioso

Todo el mundo sabe que el ejercicio diario es imprescindible para gozar de buena salud. Pero una cosa es saber qué ejercicios sirven para estar en forma, y otra los que hay que hacer a diario para llegar a la vejez en plenas facultades físicas, para que no necesitemos la ayuda de nadie.

A continuación, os recomendamos cinco ejercicios diarios, que bien realizados implicarán que movilicéis la mayoría de los músculos que usáis a diario. Son una serie de prácticas positivas, que bien ejercitadas nos ayudarán a mover todas las áreas del cuerpo.

Si nos movemos, levantamos, y sentamos entre otras cosas, adelantaremos mucho trabajo. Tengas la edad que tengas, coge papel y lápiz, los ejercicios que vamos a comentar a continuación, son obligatorios para todo el mundo y es muy posible que te interesen, tengas la edad que tengas.

Lo primero que tenemos que saber son los beneficios que nos brinda realizar cualquier actividad deportiva, especialmente durante la tercera edad, y las ventajas son:

  • Incrementa nuestra sensación de bienestar, mejorando nuestra salud tanto física como psicológica.
  • Regula el peso del cuerpo
  • Ayuda a reducir la grasa en nuestro organismo
  • Fortalece el concepto de autoestima y de la imagen corporal
  • Controla el nivel de lípidos, azúcar en sangre, etcétera
  • Reduce el riesgo de poder desarrollar diversas enfermedades como: hipertensión, diabetes, alteraciones cardíacas
  • Permite dormir mejor, ya que disminuye el estrés y el insomnio

Longevidad vejez

Ahora toca centrarse en nuestra rutina diaria, que consta de 5 ejercicios que te llevarán poco tiempo completarlos ¡No te olvides ejecutar todos!

  1. Subir y bajar de la silla. Este sencillo y movimiento básico resulta más difícil de hacer si tenemos cierta edad, por ello, si somos capaces de hacerlo de mayores, potenciaremos nuestras piernas y brazos, y mejoraremos nuestra fuerza física.

    Está especialmente recomendado a la gente que carece de fuerza y tensión muscular en sus piernas. Lo único que hay que hacer es sentarse en una silla, y levantarse unas 20 veces seguidas, pero procura que no sea demasiado rápido y te vayas a marear.

  2. Usa los glúteos y realiza abdominales. Los hombres en especial, y los corredores en particular, nos olvidamos de la importancia de los glúteos. Son un grupo muscular del que casi nadie se acuerda hasta que tenemos una lesión en ellos.

    Sin embargo, su función es realmente importante ya que protege las rodillas y las articulaciones al actuar como balance y compensación del resto de músculos de la zona media y las piernas.

    Además, unos glúteos bien duros y fortalecidos, nos permitirán correr y andar de una forma más rápida, y mejorarán nuestra postura corporal, entre otros efectos positivos.

  3. Una de los cosas negativas según nos vamos haciendo mayores es la rigidez de nuestros músculos y huesos, que aumenta con la edad. Una forma de evitarlo, es ejercitar tu cadera moviéndola a diario, bien sea flexionándola o girándola, pero muévela.

    Gracias a su movilidad, recuperamos parte de la flexibilidad que teníamos antaño y tanto echamos de menos. Una forma sencilla de realizar esta rutina es de pie y mover el torso de izquierda a derecha, manteniendo nuestras piernas lo más rectas posibles.

    Otra opción, es pegar la espalda a una pared y realizar sentadillas mientras flexionas parcialmente la espalda.

  4. Otro ejercicio obligatorio para realizar a diario, es cualquier tipo de ejercicio aeróbico, gracias a él conseguirás fortalecer tu corazón.

    Puedes elegir entre caminar, correr, nadar, remar o saltar a la cuerda. Lo ideal son 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada, con lo que cumplirás parte de tu objetivo diario.

    Si consigues realizar esa media hora diaria, verás cómo disminuirán tus niveles de colesterol y como te cuesta subir menos las escaleras, al aumentar la eficiencia de tu corazón.

    Un pequeño consejo, mientras andes, hazlo al mayor ritmo que puedas y no uses el ascensor, aprovecha a subir y bajar las escaleras de tu edificio.

  5. Por último, ejercita tu cadera. ¿Cómo? De pie y con las piernas juntas. Eleva una rodilla flexionada por delante del cuerpo.

    Sigue el movimiento haciendo un círculo hacia afuera (la referencia que debes tomar es la rodilla) hasta completar el gesto llegando a la posición inicial.

    Si lo haces unas 10 veces por pierna es suficiente, y no te olvides de ejercitar ambas.

Ejercicios en la vejez

Recuerda que es bueno saber que los efectos beneficiosos, se consiguen con una práctica regular de ejercicio físico, y si dejamos de practicar estas rutinas volveremos a nuestro estado anterior y todo nuestro esfuerzo anterior valdrá de poco.

Además, estos pequeños consejos son sencillos de realizar y te aseguramos que si los realizas, verás resultados en un corto período de tiempo.

¡Ánimo, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy!

Última actualización: 20/12/2019 a las 16:49

Iván Cernadas

Foto Iván Cernadas

Soy un periodista amante de la tecnología, deporte, viajar y los libros. "No es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida", por eso me dedico a discernir entre la gente errante y la perdida, entre lo que brilla y lo que no, sacando a relucir el brillo de las cosas que valen la pena mediante el lenguaje de la escritura.

Sigue leyendo