Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cosas que nunca te han contado sobre el running

running

De sobra son conocidos los beneficios que aporta el deporte, y en especial ir a correr a nuestro organismo. El ser uno de los deportes más practicados, además de estar de moda, añade que sea una ventaja buscar cualquier dato acerca del running. Existen multitud de blogs, páginas web, y sitios donde podemos encontrar una extensa información sobre el tema, lo que permite su accesibilidad, ya que se encuentra por doquier. Todos hemos leído o escuchado en alguna ocasión, que correr rejuvenece, activa nuestro metabolismo, y aporta muchos puntos positivos, entre otras características. Sin embargo, es posible que no sepas toda la verdad, ya que no es oro todo lo que reluce, ni el running es tan gratificante como parece. A continuación, te contamos una serie de cosas que es posible que no sepas sobre el running. ¡El que avisa no es traidor!

Correr es caro

Todo el mundo dice que el running lo puede practicar cualquier persona, utilizando la excusa de que no es caro, ya que sólo necesitas unas zapatillas deportivas. Sin embargo, la media de un buen calzado deportivo, está alrededor de los 50 euros, y estamos hablando de la gama básica, luego suma medias compresoras, una pulsera contabilizadora, ropa impermeable, camisetas deportivas, suplementos y la lista no acaba aquí. Está claro que es barato, si quieres salir a la calle a correr y listo, pero y si llueve, ¿dónde entrenas?, si hace frío ¿quién te paga la ropa térmica? Y si quieres apuntarte a una carrera popular, como mínimo tendrás que rascarte el bolsillo.

Igual te conviertes en adicto

Si dices que te vas a levantar a las 07:00 de la mañana para ir a correr, mucha gente de tu entorno es posible que no lo entienda. Si dices que te has gastado 200 euros en un reloj super molón que tiene GPS, pulsómetro, tus amigos te dirán que estás loco. La gente que no practica este deporte no llega a entender la pasión, el entusiasmo y el efecto que llega a producir (por ejemplo), sentir el aire en tu cara cuando corres. La verdad es que es un deporte adictivo, que puede hacerte cambiar de opinión tan pronto lo practiques, y pasar a decir mira a esos ‘locos del running’ a pensar por qué no descubriría esto antes. Correr es una actividad totalmente emocional y adictiva, el efecto que produce en nuestro organismo es parecido al enamoramiento, por tanto, ten cuidado no te enganches demasiado. Lo mejor es que empieces poco a poco, y te lo tomes con moderación.

Llegarás a odiar ir a correr

Sí, es cierto, practicar running es divertido, pero también tiene su parte difícil. No todos los días van a ser bonitos y divertidos, vas a tener que sufrir mucho para avanzar. Incluso es posible, que haya días en los que preferirás quedarte en casa y no hacer tu sesión diaria, especialmente cuando llueva y haga frío, ¿a quién no le apetece quedarse en casa leyendo un libro, en vez de ir a correr un día de tormenta? Por tanto, podrás llegar a odiarlo. La pregunta es: ¿merece la pena el esfuerzo? Piénsalo bien.

Las lesiones son muy comunes

Ya hemos comentado en múltiples ocasiones, las lesiones son el mayor problema a los que se enfrenta un corredor. Uñas negras, ampollas son las lesiones más comunes y menos lesivas, pero y si te digo, que puedes estar inactivo durante meses, debido a una fascitis plantar, un tendón de Aquiles mal curado, ¿la cosa cambia verdad? Esas son las más difíciles de recuperar, y lo peor de todo es que son motivadas muchas veces por correr sobre superficies irregulares o un sobreentrenamiento, cosas que podrías haber evitado con un poco de información.

correr-y-andar

Igual necesitas dos lavadoras

Necesitarás tanta ropa que es posible que necesites hacer una colada diaria. Haz cuentas: camiseta, sudadera, pantalón o mallas, ropa interior, toalla, gorro o camiseta. Todo irá directo a la lavadora, aunque lo hayas usado en una sesión de menos de 30 minutos, y si tienes una pareja deportista, es posible que necesites hacer turno en la lavadora, o que tengas que comprar otra.

Si dejas de ir a correr un par de días, tendrás sentimientos de culpabilidad

Como comentábamos antes, correr es adictivo. Si eres fumador, o te gusta el café, sabrás de lo que estamos hablando si te digo que tienes que dejar el vicio. Es posible que haya días que no puedas practicarlo, bien sea por poco tiempo, por obligaciones familiares o laborales, o bien porque estás lesionado. Lo peor de todo, no es ir a correr, lo malo es si tenías pensado ir y no puedes, ya que te pondrá de muy mal humor.

Si corres más de 15 km, necesitarás ir al baño

Si nadie te lo ha contado, te lo digo yo. La primera vez que fui a una maratón, estaba tan nervioso que fui hasta 7 veces al baño, y aún no había comenzado la carrera. Y no te digo nada en distancias largas, donde muchas veces la necesidad es imperiosa. Y si eres chica el problema es mayor. Tenlo en cuenta si vas a correr durante mucho tiempo y asegúrate de que corras donde haya algún baño, bien sea una cafetería o un sitio público.

Ahora que te hemos contado todo, y sabes lo que hay, sólo depende de ti. Un consejo; si te gusta, adelante, pero estate seguro de que ir a correr es algo que realmente te guste y como mínimo te apasiona. Por tanto, antes de embarcarte en esta aventura, piensa bien si de verdad merece la pena, ya que no todo es oro todo lo que reluce, ni toda la gente que corre es un runner de verdad.

Última actualización: 23 de October, 2015

Iván Cernadas

Foto Iván Cernadas

Soy un periodista amante de la tecnología, deporte, viajar y los libros. "No es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida", por eso me dedico a discernir entre la gente errante y la perdida, entre lo que brilla y lo que no, sacando a relucir el brillo de las cosas que valen la pena mediante el lenguaje de la escritura.

Sigue leyendo