Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cuidado con los puntos gatillo. ¿Sabías que ellos pueden estar detrás de tu lesión?

Trigger Points

Los puntos gatillo (trigger points en inglés) son aquellas zonas del cuerpo que se ven afectadas por un dolor de otra zona. La explicación es que son unos nódulos o nudos, que se forman en los músculos y que debido a su localización, originan molestias en otros lugares separados de la zona origen. Generalmente, ocurre en todos los músculos, aunque hay algunos con una mayor predisposición para que se formen. Otra característica común de estos puntos nodulares, es que se pueden dar varios a la vez. Además, el dolor puede estar repartido, esto significa que si la zona donde está el punto gatillo es un hombro, podrías llegar a sentir dolencias a la altura de la cintura, por ejemplo.

Hay que ser muy cuidadosos con estos puntos, ya que al ser tan molestos podrían estar detrás de alguna lesión sin que lo sepamos. Esto sucede porque muchos corredores sufren de nudos musculares y no saben qué los padecen, hasta que les molesta en el momento en que presionan la zona exacta. Por tanto, lo primero es entender su funcionamiento, para poder tratarlo y lo segundo, es tener cuidado con los ejercicios que normalmente practicamos que pueden lesionarnos.

Lesiones deportivas

Cómo tratarlos

Hay dos tipos de trigger points: latentes y activos. Los primeros, son los peores, ya que son más difíciles de detectar al no doler al instante y limitan el movimiento del músculo. Los segundos, se localizan más fácilmente ya que suelen doler al estar en reposo. Su aparición puede estar causada por el exceso de entrenamiento, la presión de competir al 100%, o realizar ejercicios de forma deficiente. El tratamiento no es nada fácil y a veces es mejor averiguar la causa de su origen que su tratamiento. Por ello, debemos revisar nuestra técnica a la hora de realizar movimientos de estiramiento, e incluso comprobar si levantamos bien las pesas en el gimnasio preguntándole a un entrenador, por ejemplo.

Por suerte hay varios remedios para evitar estos nudos; técnicas que podrás poner en práctica tú mismo y otras que requerirán a otra persona para que te ayuden, principalmente un profesional tipo fisioterapeuta, osteópata, o un buen masajista. Por supuesto, si incluyes estiramientos al acabar tu práctica deportiva, te cuidas, aplicas masajes en las zonas, le das reposo y usas el frío para calmar el dolor, impedirás que se produzcan lesiones innecesarias. Lo importante es ser cuidadoso y seguir estos consejos, así no padecerás la mala suerte de tener estos nódulos tan latosos. A continuación, te dejamos un vídeo práctico que te indica cómo tratarlos, sin embargo, te recomendamos que mejor sea un profesional el que realice este tratamiento.

Última actualización: 7 de October, 2015

Iván Cernadas

Foto Iván Cernadas

Soy un periodista amante de la tecnología, deporte, viajar y los libros. "No es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida", por eso me dedico a discernir entre la gente errante y la perdida, entre lo que brilla y lo que no, sacando a relucir el brillo de las cosas que valen la pena mediante el lenguaje de la escritura.

Sigue leyendo