Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Existe la adicción al chocolate?

Chica bañada en chocolate

Tomar una onza de chocolate o un trocito de una tableta es algo normal hoy en día entre la gran mayoría de la gente pero, ¿puede llegar a convertirse en una adicción tal y como las conocemos? ¿Puede esta forma de picar algo dulce ser considerada como una verdadera adicción? Aunque haya quien nos insta a tomar chocolate cada día, debemos conocer sus peligros y sus beneficios por igual y saber si podemos ser adictos o no.

Generalmente, solemos comer un alimento u otro dependiendo mucho del estado emocional que tengamos, en vez de la cantidad de apetito. Tendemos a sentirnos aburrido, ansiosos o deprimidos justo antes de picar algo que “no debíamos”. Así que, podemos afirmar que el hecho de picar algo se convierte en un tipo de auto medicación por sentirnos mal con nosotros mismos.

El chocolate es uno de los alimentos más recurridos por las mujeres en momentos depresivos, y muchas de ellas se autodenominan como auténticas ‘adictas al chocolate’. Como normal general, las adictas al chocolate sienten un gran alivio tras picar algo de este preciado dulce negro. Incluso, cuando no lo toman sienten que sus síntomas depresivos se agravan notablemente.

Comiendo bombones

Cuando comemos dulces y alimentos alto en grasas, incluyendo chocolate, la serotonina es liberada, haciéndonos sentir más felices. Esto explica, en parte, los deseos de comer chocolate durante periodos de trastorno afectivo o el síndrome premenstrual.

En muchas mujeres, este picoteo se da cada mes, lo que sugiere que se da en los momentos de menor índice hormonal. Un reciente estudio publicado en la revista New Scientist, sugería que la gente puede llegar a ser dependiente del azúcar y la grasa de la comida rápida. El investigador Dr. John Hoebel de la Universidad de Princeton descubrió que las ratas que comían azúcar regularmente se volvían más ansiosas cuando se les retiraba.

Los síntomas mostrados por las ratas incluían: castañeo de dientes y temblores, similares a los de la gente a la que le quitaban la nicotina o la morfina. El Dr. Hoebel cree que las comidas con alto índice de grasas estimulan los opioides o ‘los productos químicos del placer’ en el cerebro. Esta teoría está respaldada por muchos otros estudios.

Chica en el suelo con chocolate

El chocolate contiene grandes cantidades de ingredientes biológicamente activos, son los causantes de los comportamientos anormales y sensaciones psicológicas que se muestran como las personas adictas a otras sustancias. Los investigadores de la Universidad de Tampere en Finlandia encontraron que los que se proclamaban adictos/as al chocolate, salivaban más en presencia del preciado dulce, y mostraron un peor carácter cuando se lo retiraban.

  • Los investigadores afirmaron que los adictos al chocolate muestran rasgos de adicción regulares, debido a que presentan un antojo de chocolate, una conducta alimentaria irregular, y unos estados de ánimo anormales.

Aunque haya similitudes entre comer chocolate y el uso de las drogas, los investigadores creen que la adicción al chocolate no es una adicción real. Mientras el chocolate contiene sustancias potencialmente alteradoras del carácter de la gente, estas se encuentran en muchos alimentos en mayores concentraciones. Un ejemplo claro y menos atractivo es el brócoli. Una combinación entre dulzor, textura, aroma, nutrientes que contiene y un largo etcétera sería la causa de la falsa adicción. Si eres de las personas que se sienten mejor picando algo de chocolate, te vendrá bien repasar estos consejos:

  • Descubre si tu impulso es emocional: hay muchas razones por las que la gente picotea alguna clase de alimento. Normalmente puede estar asociado a la baja autoestima o la depresión. Si te identificas con estas razones, quizás debas intentar hacer otro movimiento para erradicar el problema que no sea comer.

Cuchara y tableta de chocolate

  • Un poco de chocolate a tu dieta: no te restrinjas el acceso o la toma de tu chocolate diario. Puedes añadir un poco al cabo del día, mejor en el desayuno, ya que te proporcionará energías suficientes para arrancar tu mañana y aguantar hasta mediodía. La moderación es la clave, que no se te olvide.

  • Si te sientes aburrido/a: date un paseo, una carrera, llama a un amigo o familiar, lee un artículo, un libro, etc. Si puedes mantener tu mente apartada un rato de la comida, esa sensación de necesidad de picar algo se te pasará.

  • Ten a mano algo saludable: puedes reemplazar el chocolate por alguna fruta algunas veces al día. Llevar una dieta equilibrada, comer regularmente para evitar el hambre, y como más despacio, son consejos muy valiosos. Cuando el nivel de azúcar en sangre es estable, lo picoteo son más difíciles de que aparezcan.

  • Si lo ves necesario, no tengas chocolate en casa: pide a tus amigos, familia y vecinos que no compren chocolate o, al menos, que no te lo ofrezcan nunca más. Que no te lo pongan frente a ti, ¡eres un adicto/a!

  • Haz más ejercicio: para quemar el exceso de calorías consumidas, el ejercicio físico es la clave. Aumentará tu ritmo metabólico y la quema será mayor. Libera endorfinas que contrarrestan los efectos el estrés, la ansiedad y la depresión.

El chocolate es un alimento perjudicial para muchos pero lleno de beneficios para otros tantos. Muchos son los estudios que afirman que tomarlo en pequeñas cantidades por la mañana ayudará a perder peso. Otro ponen al chocolate como el factor más determinante en la creación del acné. Sea como fuere, debemos tener cuidado con excedernos en tomar chocolate, una onza al día no nos va a hacer daño, incluso dos, pero si pensáis atiborraros a chocolate cada día sin sufrir las consecuencias, estáis equivocados/as.

Última actualización: 15 de November, 2015

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo