Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El Mito, tomar grasas nos hace ser más inteligentes

Cerebro siendo alimentado

Las grasas, aquellas sustancias que desde toda la vida nos han dicho los dietistas que no incluyamos demasiado en nuestras rutinas alimenticias, ahora podría ser beneficiosas para el desarrollo cerebral. Puede que debamos coger este tema con pinzas y ser cautos al respecto, pero no deja de ser una noticia espectacular. Sin embargo, las grasas no ofrecen grandes beneficios para nuestros cuerpos serranos. Vamos a ver a qué nos referimos con esta relación. Recuerda que no solo tenemos un cerebro en el cuerpo, pues en nuestro estómago existe otro interrelacionado con el primero.

¿Grasas buenas para mi cerebro?

Pues sí. Lo creas o no, nuestros cerebros están compuestos en un 60% por grasas. Por tanto, no debería sorprendernos que nuestras masas grises requieran de grasas para funcionar correctamente. Incluso el cerebro utiliza hasta el 20% de la energía metabólica. Una buena nutrición en general es la clave para mantener la salud de nuestro cerebro en óptimas condiciones. De hecho, algunos estudios muestran que la nutrición afecta al desarrollo cerebral y a sus funciones a lo largo de nuestras vidas.

Recargando las pilas de nuestro cerebro con grasas, en particular, alienta la cetosis, algo que proporciona energía y ayuda a proteger contra enfermedades a nuestra materia gris. Una dieta con altos índices de grasas monoinsaturadas puede incluso incrementar la producción de acetilcolina, un neurotransmisor que juega un papel importante en el aprendizaje y la memoria.

Las mejores grasas para tu cerebro

Poliinsaturadas

Estas contienen los ácidos esenciales Omega-3 y Omega-6. Nuestros cerebro necesitan estos tipos de grasas para funcionar apropiadamente. Algunos estudios han mostrado que un alto consumo en ácidos grasos Omega-3 está ligado a la reducción de los estados depresivos. Esto significa que es importante incluir estas grasas poliinsaturadas como fuente en nuestras dietas semanales.

DHA (docosahexaenoico)

Como el ácido graso Omega-3, se ha demostrado que los DHA ayudan en las funciones cerebrales como la memoria, la capacidad de hablar, o las habilidades motoras. El aumento de los niveles dietéticos de Omega-3 puede ayudar a mejorar las condiciones de depresión, el trastorno bipolar o el TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad). Algunos recomiendan la suplementación de Omega-3 con pastillas. Puedes primero preguntar a tu médico si tu cuerpo admitiría este método.

Saturadas

Aunque estas sean vistas como las peores, son uno de los grandes componentes de nuestra masa cerebral, por lo que son totalmente necesarias para la salud del cerebro. En un estudio, se encontró que la gente que comía más grasas saturadas veía reducido el riesgo de desarrollar demencia en un 36%. Las grasas saturadas también proveen de beneficios para el hígado y el sistema inmune, lo que ayuda a mantener el equilibrio hormonal estable.

Alimentos ricos en grasas saludables

Por tanto, la afirmación del título, como bien he comentado al inicio, había que cogerla con pinzas, pues es el cerebro y su salud la que mejora, pero la inteligencia en sí dependerá de la actividad cerebral que cada persona lleve a cabo. El desarrollo cerebral se consigue haciendo trabajar a nuestra masa gris, por lo que si no la utilizamos demasiado, las grasas irán a parar a donde siempre, las caderas, y la barriga. Algunos alimentos que te pueden ayudar a ingerir este tipo de grasas beneficiosas para la salud de tu cerebro son: aguacate, salmón, nueces, huevos enteros, aceite de oliva virgen, y aceite de coco.

Última actualización: 3 de November, 2015

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo