Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Comer mientras vemos la TV engorda

Pizza, cerveza y TV

Si eres una de esas personas que se sienten culpables por tomarse una bolsa de patatas fritas o una tableta de chocolate frente a la TV, tenemos malas noticias para ti.

La gente que come distraída, como leyendo un libro, artículos como este o jugando a videojuegos, no solo consumen más cantidad de comida, sino que lo hacen en momentos del día tardíos, que no convienen en absoluto.

Una revisión de los últimos 24 estudios sobre este tema, llevada a cabo por investigadores británicos, ha descubierto que el porcentaje de relación entre comer viendo la TV y ganar peso puede ser muy alto.

Algunos estudios han demostrado esta afirmación anteriormente, pero las evidencias nunca habían sido puestas en común antes.

Aparte del hecho de que comemos más cantidad, sentarse frente a una distracción a llenar el estómago o saciar el hambre nos hace más vulnerables a desconocer lo que comemos.

Los investigadores encontraron que la gente que recordaba perfectamente cuánta cantidad había ingerido en su anterior comida, era menos probable que comieran a horas tardías.

El estudio en sí

Chica cenando frente a TV El estudio, que fue publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, hacía una distinción por patrones de alimentación: atentos (aquellos que se sentaban y contaban las cantidades de comida ingeridas en todo momento) y distraídos (los que no se preocupaban de hacer tan conteo y comían hasta hartarse). Este último grupo de personas no ponen atención en lo que comen y no son conscientes de las cantidades de calorías ingeridas en cada momento.

Los investigadores tuvieron en cuenta los 24 estudios conducidos entre 1997 y 2011. En todos ellos se seguía el mismo patrón experimental: someter a los sujetos de estudio manipulándolos con diferentes situaciones en los que la memoria o la atención estuviera distraída.

Todos ellos fueron monitoreados y controlados, pero cada uno tuvo diferentes patrones de distracción.

  • Por ejemplo, en uno de ellos tanto hombres como mujeres adultos veían la TV mientras comían. En otro, los participantes picaban algunos snacks como pistachos y los investigadores eliminaban las cascaras de este fruto seco del plato.

Mando y pizza El análisis de las conductas y de todo el estudio sugiere, que hay diferencias a nivel estadístico bastante significativas entre aquellos sujetos que comieron de manera atenta y los que lo hicieron distraídos. De media, comer distraídos incrementaba la cantidad de comida ingerida en un 10%. Pero, uno de los datos más reveladores, fue que si la comida se realizaba a horas tardías del día (entre las 20:00 y las 0:00), el porcentaje ascendía hasta el 25% de incremento de comida ingerida.

Por el contrario, los ‘comensales atentos’ y a horas más tempranas consumieron un 10% menos.

Por lo que podemos resumir que mejorando el conocimiento de los alimentos que se consumen cambiaba la forma en la que comían y las cantidades totales ingeridas.

Sin embargo, a la luz de los resultados, los autores piensan que comer de manera atenta podría introducirse a las regímenes de pérdida de peso como una alternativa al conteo obsesivo de las calorías que suele llevar mucha gente que quiere perder peso.

Última actualización: 06/11/2015 a las 10:03

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo