Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Controla los descansos en entrenamientos interválicos para mejorar los resultados

Chico corriendo por escaleras

Las sesiones HIIT pueden llegar a ser muy intensas, dejándonos con demasiadas pocas fuerzas para completar los últimos minutos de una de ellas.

Los descansos en este tipo de entrenamientos son mínimos, pero necesitamos que aprovecharlos al máximo con el fin de rendir mejor.

Hoy te vamos a dar unos consejos que tomes muy en cuenta a la hora de descansar entre serie y serie, tanto en un HIIT, durante esos 4 minutos quema-grasa del Tabata o cualquier otro entrenamiento interválico.

El tipo de entrenamiento interválico de alta intensidad, como el HIIT, ayuda a eliminar la grasa sobrante siempre y cuando nos lo tomemos en serio.

Además, entre los beneficios del HIIT podremos encontrar el aumento de la fuerza física, la mejora de nuestra agilidad y una evolución favorable de nuestra capacidad respiratoria y circulatoria.

A la hora de ponernos en forma, el HIIT no debería ser un entrenamiento en el que simplemente imprimamos toda nuestra potencia, sino que debemos ser conscientes de cuánta intensidad poner sobre la mesa en un momento u otro de la sesión.

Chica entrenando con cuerdas

Hay que entender lo que sucede en nuestro cuerpo durante las partes más intensas de un HIIT: son periodos de trabajo difíciles que están cambiando la composición química de los músculos, haciéndolos más poderosos y dándoles una mayor resistencia.

Cuando se ejercita a alta intensidad, estaremos quemando reservas de ATP (el combustible que el organismo obtiene de los alimentos), y estamos entrenando a nuestro cuerpo para que sea capaz de quemar más grasas y haciendo a nuestro corazón más fuerte.

El periodo de descanso

¿Qué pasa durante estas partes de la sesión? Nuestro cuerpo se intenta estabilizar, volver a un estado normal de reposo. Nuestras reservas de ATP se recomponen, recuperamos en aliento y el metabolismo aeróbico se hace cargo de la mejora de la resistencia física.

Para que te hagas una idea sencilla, el cuerpo trabaja muy duro para llegar a la normalidad, del mismo modo que lo hace en momentos de alta intensidad para alcanzar el final del ejercicio.

Chica haciendo flexiones

Algunos profesionales del entrenamiento tienen sus métodos para los momentos de descanso. Por ejemplo, instar a los corredores/as a que troten o corran suavemente en vez de caminar.

Quienes utilizan esta técnica, lo que llamamos como un descanso activo, afirman que al no haber tanta diferencia de intensidad entre el descanso y el ejercicio en sí, el entrenamiento mejorará la capacidad resistiva del individuo de manera más efectiva.

Además, la quema de grasas, el trabajo aeróbico y el transporte de oxígeno a la sangre no cesan.

Básicamente, estaremos poniéndonos en forma en cualquiera de las partes de un entrenamiento interválico de alta intensidad, no solo en las partes de esfuerzo máximo.

En carreras con picos de intensidad máxima y moderada es esencial tener una mente fuerte, y no dejando que el cuerpo se relaje del todo estaremos consiguiendo mejorar esa capacidad cognitiva.

La próxima vez que te enfrentes a un tramo complicado de una carrera, esa fuerza será clave para sobreponerte y superarla con solvencia.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo