Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Conoce las 3 lesiones musculares más frecuentes al ejercitarse

Lesiones musculares ejercitarse

Vivimos en un ritmo tan acelerado que a veces no nos detenemos a revisar como se encuentra nuestro cuerpo. Las lesiones musculares más constantes se deben a un sobreesfuerzo, cuando no hay un calentamiento previo o una mala técnica deportiva, lo que trae como consecuencia en algunos casos un daño irreversible.

Con la intención de que realices con total seguridad cada actividad física, ahora te muestro las lesiones musculares que se presentan con mayor frecuencia.

Contractura muscular

Contractura muscular

La contractura muscular es cuando el músculo se contrae más allá del límite funcional.

Esto quiere decir, que el músculo sufre una sobrecarga y se encuentra débil, por lo que la musculatura queda en una constante tensión.

Cabe mencionar que no es una lesión de gravedad, pero al existir dolor impide realizar correctamente algunos movimientos.

El tratamiento que se recomienda es no hacer actividad física en exceso, antiinflamatorios, aplicación de calor en la zona afectada durante unos días y masaje profesional.

Distensión muscular

Distensión muscular

La distensión muscular es un sobre estiramiento en el músculo pero sin llegar a la ruptura. Pero si surge inflamación y dolor, es lo que se conoce comúnmente como tirón, así que es necesario no dejar que aumente el dolor, ya que puede convertirse en desgarre.

Desgarro muscular

Desgarro muscular

El desgarro muscular es la ruptura parcial o completa de las fibras musculares. Este puede llegar a ser grave y provocar un sangrado interno y, con ello, un hematoma o mejor conocido como moretón en la zona lesionada.

De acuerdo con la gravedad de la lesión se puede llevar a cabo un tratamiento.

  • Lesión de primer grado: lo recomendable es estar en reposo, colocando fomentos con hielo, elevación y compresión.

    Conforme se vaya recuperando el músculo, se pueden realizar ejercicios de baja inflamación muscular como los estiramientos.

  • Lesión de segundo grado: al ser una lesión moderada, el entrenamiento es de forma paulatina e indolora.

    Comenzar con ejercicios isométricos, los cuales se tensa el músculo y se mantiene en una posición durante cierto tiempo.

  • Lesión de tercer grado: desgarro de gravedad, el cual trae como consecuencia la pérdida total de la función muscular.

    Para ello, la terapia de electroestimulación con un efecto analgésico muscular es lo ideal.

Recuerda que lo más importante es aprender a escuchar al cuerpo. Saber cuando algo no anda bien es básico, por lo que es importante detectar las lesiones para poner remedio a tiempo.

Toma en cuenta que cualquier ejercicio debe hacerse con medida y solo lo permitido.

Última actualización: 26/12/2015 a las 12:03

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo