Cómo cuidar tu piel con el truco del café

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Café molido y en grano

Las temperaturas de estos días están cambiando y no podemos evitarlo. Nuestro cuerpo se estremece y la piel se vuelva más tersa. Estamos constantemente entrando y saliendo de lugares con la calefacción a tope. Los cambios de temperatura y humedad son muy bruscos estos días (del mismo modo que en verano). Por tanto, debemos tener en cuenta que la piel sufre, y si tenemos un trabajo en el que utilicemos las manos bastante tiempo, nuestra tez podría envejecer y quedar muy fea a los ojos de todos. Hay varios trucos para cuidarla, pero hoy os enseñaremos uno de ellos.

Seguro que has conocido este truco alguna vez, o alguien te lo dijo en alguna ocasión pero pasaste un poco del tema. El uso del café para el cuidado de la piel es muy común tanto en hombres como en mujeres. Eliminar los puntos negros de nuestra piel, sobre todo en la cara, el exceso de grasa superficial y algunas otras impurezas es posible gracias al efecto exfoliante que tienen los polvos del café, el café molido.

Para hacer nuestro exfoliante casero, tan solo necesitamos 3 elementos: una cucharada sopera de azúcar moreno, aceite de almendras o de coco, y 1/4 vaso de café molido (a ser posible, con cafeína). La elaboración es bastante sencilla: mezclamos el azúcar y el café, y vamos añadiendo el aceite hasta que creemos una pasta consistente. El azúcar conseguirá que ese efecto exfoliante sea aún mayor y pueda arrastrar así mayores elementos de deshecho.

Mujer exfoliada

¿Cuándo aplicarlo?

Mantener la piel saludable siendo deportista de exteriores es complicado, pero hay momentos del día en los que podemos dedicar unos pocos minutos al cuidado de la misma. Después de cada ducha o baño, antes de salir de allí para no poner todo perdido, nos aplicaremos la crema en aquellas zonas que sepamos que son más grasas o en las áreas en las que padezcamos de celulitis. Dejar la pasta aplicada durante unos 15-20 minutos antes de retirarla con agua fría.

Si ves que no puedes conseguir estos tres elementos esenciales para crear esta crema especial, puedes seguir la tendencia de la gran mayoría de la gente: café molido y usado. Si tienes una cafetera en casa, de las de toda la vida (sin cápsulas), podrás aprovechar el café molido usado por la máquina para exfoliarte la piel después de tu ducha o baño cada día.

Piernas femeninas con café

¿Por qué es bueno?

La cafeína no solo es buena para mejorar el rendimiento deportivo, sino que también puede ser utilizada para combatir los efectos de la celulitis. Este reduce el tamaño de las células grasientas en un 17%. Esta crema funciona también como un veloz exfoliante que eliminar toda la piel muerta de la superficie, lo que conduce a conseguir una piel más fresca, brillante, y con la reducción de la celulitis que esto conlleva.

Es tan sencillo y barato tener la piel cuidada, que me sorprende que mucha gente se gaste cientos de euros en encontrar la crema o cremas que más se adapten a sus gustos y sus problemas cutáneos. Así que ya lo sabéis, aprovechad todo el café que uséis en casa, o id a comprar unos pocos ingredientes para tener una piel cuidada y sana, libre de radicales que os hagan envejecer más de lo que queréis.

Archivado en Café, Consejos, Cuidado, Exfoliante, Piel, Tratamiento
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs