Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Basis Peak, el medidor de actividad que ofrece simplicidad, rendimiento y efectividad

Basis Peak pasos

Desde 2013, los wearables están inundando nuestro mundo. Ya sea para mejorar nuestro estilo de vida, informarnos de nuestra actividad física o para guiarnos a la hora de alcanzar objetivos a corto, medio y largo plazo, los medidores de actividad se están convirtiendo en un estándar en las vidas de los deportistas. Los smartwatches están de capa caída por el éxito rotundo de medidores más simples como la Xiaomi Mi Band u otras opciones menos económicas de FitBit. Hemos estado probando en primera persona el medidor de Intel, Basis Peak, un elemento que promete durabilidad, efectividad, a la par que simplicidad.

Existen cientos de opciones entre determinados mercados que podrían pelear frente a frente contra esta Basis Peak. Sin embargo, el respaldo de la gran Intel hará que encuentre un hueco entre la marabunta de medidores de actividad actuales. Aprovechando el tirón que este tipo de dispositivos tiene a día de hoy y el listado que recientemente hemos sacado con los mejores wearables deportivos para regalar esta Navidad, hemos querido analizar la nueva pulsera, reloj y medidor de actividad física de Intel, Basis Peak. Este aparato lleva ya un año en el mercado americano y por fin ha aterrizado esta Navidad en territorio europeo.

¿Qué es y cómo funciona Basis Peak?

A pesar de su aspecto, el Basis Peak está fabricado en aluminio y acero inoxidable. La correa, por su parte, es de plástico con una agradable sensación al tacto. Las correas podremos encontrarlas en colores negro y blanco. Este modelo prestado por Intel es la unidad básica, por lo que no hemos podido probar el modelo premium fabricado en titanio. Basis Peak se enlaza a nuestro teléfono móvil a través de la conexión Bluetooth 4.0. Es fácil, tan solo tenemos que buscar el dispositivo desde nuestro smartphone, enlazarlo y entrar en la aplicación que acompaña al reloj y añadir dispositivo.

Basis Peak lateral

Basis Peak presume de aportar varios sensores al usuario: uno de ellos, el más llamativo es el sensor de temperatura corporal, que nos avisará cuando se exceda, momento en el que deberemos parar la actividad o acudir al médico. El otro sensor es el de frecuencia cardíaca, que nos medirá el ritmo de nuestro corazón en todo momento, tanto si estamos haciendo ejercicio físico como si estamos tumbados viendo una película. El último sensor engloba varios, pero vamos a resumirlo como le gusta a la gente de Intel llamarlo, el BodyIQ.

El BodyIQ es un sensor inteligente encargado de supervisar toda nuestra actividad diaria. Y es inteligente dado que es capaz de conocer qué tipo de actividad estamos realizando. Entre las que puede detectar pueden ser: caminar, correr, montar en bicicleta, o dormir. Con su sensor de frecuencia cardíaca los datos aportados por Basis Peak son mucho más fehacientes que con otros medidores. Y es que, con nuestro peso, altura, sexo, y ritmo cardíaco este reloj cuantificador puede atinar casi perfectamente con las calorías que hemos quemado durante el día.

Basis Peak lector de frecuencia

Basis Peak es resistente al agua, hasta una presión máxima de 5 ATM (unos 50 metros de profundidad), aunque no se recomienda sumergirse tanto pues no es un dispositivo fabricado para aguantar tanta presión durante un tiempo prolongado. Eso sí, podrás ducharte y nadar en la piscina y mar con él puesto sin problemas. Además, su correa de caucho es muy agradable al tacto y no os molestará si entra en contacto con la sal del mar.

El dispositivo viene acompañado por una base cargadora imantada a la que se acopla el reloj. En ella podremos enchufar nuestro cable microUSB y cargar el reloj en tan solo 40 minutos. Estaréis pensando lo mismo que otros wearables del mercado: “la batería de este durará hasta la noche, como todos”. Pues no. Si bien el fabricante afirma que la batería puede llegar a durar hasta 4 días completos, nosotros hemos querido corroborarlo personalmente. Debemos decir que, con un uso normal y utilizando el apartado de notificaciones activamente, Basis Peak puede alcanzar, sorprendentemente, los 4 días sin problemas.

Gran parte de la culpa de esta autonomía la tiene su pantalla táctil. Con un panel monocromo de tinta electrónica y un par de leds que iluminan la pantalla desde el lateral con un simple gesto ascendente, esta pequeña pantalla protegida por la tecnología Gorilla Glass 3, con unas dimensiones de 1,26″, ofrece grandes resultados bajo la luz solar, y bajo el agua.

A través de esta pantalla y los gestos podremos ver varios datos en vivo. En la pantalla principal solo se mostrará el reloj digital, a no ser que estemos en plena actividad física, en cuyo caso mostrará también la frecuencia cardíaca, el conteo de pasos, el tipo de actividad mediante un pequeño icono y las calorías quemadas. A la derecha podremos dilucidar la frecuencia cardíaca, debajo los pasos y las calorías, y a la izquierda del todo se podrá desemparejar el monitor del teléfono con pocos gestos, así como activar el modo “no molestar” para evitar que vibre. Con un simple doble tap volveremos a la pantalla inicial con el reloj digital.

Su aplicación, de las más completas: Basis Peak

App Basis Peak Panel Como casi todos los relojes y pulseras cuantificadoras del mercado, Basis Peak también tiene su aplicación dedicada. Habiendo probado decenas de ellas hasta la fecha, podemos afirmar que esta es una de las mejores. La app, en un alarde de originalidad, ha venido a llamarse Basis Peak. Nos ofrece un panel de control de toda nuestra actividad, dividido entre mañana, tarde y noche, así como la medición de la noche anterior y un pequeño mapa por donde hemos hecho actividad física (esto debemos activarlo en las opciones de la aplicación puesto que el reloj no cuenta con GPS integrado y debe utilizar el del móvil).

La información aportada por la aplicación es de la más completa que hayamos visto antes: frecuencia cardíaca en vivo y media de cada actividad que hayamos hecho, número de pasos del día o por tramos diarios, media de calorías quemadas cada día, porcentaje de sueño ligero, profundo, REM, movimientos en la cama e interrupciones.

Y todo esto aderezado con un apartado de hábitos en el que podremos ver nuestros objetivos marcados. Estos objetivos pueden ser modificados por nosotros, y están entre: número de pasos por la mañana, tarde, o noche, número de pasos durante el día dos días a la semana, número de horas con el reloj puesto, hora de acostarte, hora de levantarte, mantenerse activo cada ciertos minutos al día, dormir determinado número de horas de media, etc. Una vez hayamos cumplidos varios de estos objetivos, podremos desbloquear otros más complicados de alcanzar, algo que anima a seguir creciendo con el reloj puesto.

La aplicación también ofrece una función que muchos otros medidores tienen (con o sin pantalla), y es el de poder visualizar las notificaciones de varias aplicaciones de mensajería y redes sociales en la pantalla y con avisos por vibración. Esto, acompañado de la posibilidad de contestar y rechazar llamadas, se convierte en un medidor muy completo y competente.

Hablemos del precio

Como los últimos y más sofisticados medidores de actividad, el precio no iba a distanciarse demasiado del resto. Con un precio de partida de 199,99 euros, Basis Peak sigue siendo una gran opción para quienes necesitan llevar contado el gasto energético en forma de calorías, el número de pasos, y la frecuencia cardíaca media para no llevarse un susto un día de estos. La edición fabricada en titanio viene acompañada con una correa de cuero, y su precio se nos iría hasta los 370 euros.

Opinión

85

Sin ánimo de menospreciar a otras marcas, Basis Peak ha conseguido aunar varios conceptos que hasta ahora otros wearables intentaban y no conseguían. Por un lado su simplicidad, con materiales de construcción típicos y resistentes, una pantalla que se ve bien, una autonomía como pocos y, sobre todo, ese punto de entretenimiento y sentimiento de superación que todos debemos tener en nuestra muñeca y que nos invita a hacer actividad física y a mejorar en ciertos aspectos de nuestra vida diaria.

Basis Peak se presenta en nuestro país como un medidor de actividad y reloj que ofrece lo justo pero a un nivel de precisión y con una efectividad que pocos tienen. Intel ha hecho un gran trabajo con este reloj, pero aún debe mejorar ciertos aspectos de su diseño que nos hen dejado un poco fríos durante su uso continuado estas últimas 3 semanas. Aún con todo esto, Basis Peak es un reloj muy a tener en cuenta por todos, pero su precio lo hace inalcanzable para muchos mortales.

Basis Peak correa

Puntos positivos

  • Precisión: tras el uso diario de Basis Peak y Mi Band de Xiaomi, puedo decir que la exactitud de los pasos con Basis Peak ha sido mayor. La automatización a la hora de cambiar de una actividad a otra es sin duda de las mejores del mercado. Una pena que no esté hecha para adaptarse a otras actividades como tenis, natación o boxeo.

  • Batería: su duración haciendo uso de las notificaciones con WhatsApp, Telegram y llamadas telefónicas ha sido de 4 días completos (96 horas). Pocos medidores de actividad con sensor de frecuencia cardíaca pueden llegar a tanta autonomía.

  • Pantalla: aunque su resolución no sea la de un Gear S2 de Samsung o un Apple Watch, Basis Peak ofrece la información necesaria en un pequeño espacio y en blanco y negro. A un deportista no le interesa que se vea demasiado definido, no vamos a ver fotos ni vídeos en esta pantalla. La luz en la pantalla, al más puro estilo reloj Casio, hacen que la pantalla se vea bien y no requiera de un consumo excesivo de energía.

  • Notificaciones: hasta el momento habíamos utilizado una Mi Band, pero con la llegada de Basis Peak, las notificaciones alcanzaron un nuevo y superior nivel: poder visualizarlas en un breve instante sin sacar el móvil del bolsillo.

Puntos negativos

  • Conexión: aunque al principio no había dado fallos de conexión, al cabo de un par de semanas el enlace Bluetooth se perdía cada poco tiempo, llevando el móvil en el bolsillo y el reloj puesto. Quizás sea un error de compatibilidades, pero es algo que quería resaltar. Otro punto en contra de la conexión, en este caso física, es la base de carga, pues su conexión microUSB no es muy buena debido a la inclinación de la cara de la base en la que conectamos el cable.

  • Correa: no es relativamente sencillo ajustarse la correa a la muñeca. Al ser de un material tan endeble, es difícil atinar en la hebilla. Habría sido bueno probar una correa metálica o de una goma más dura como la de otros fabricantes.

  • Pocas actividades: comparándolo con dispositivos más baratos, Basis Peak llega a detectar menos actividades deportivas, lo cual nos hace entrever que en poco tiempo Intel sacará un nuevo gadget con mejores funcionalidades.

Última actualización: 11 de January, 2016

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo