Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo saber qué tipo de grasas son beneficiosas y cuáles no

Alimentos con Omega 3

Los americanos, que tienen una cultura bastante apegada a la comida basura, están aprendiendo que algunas de esas grasas que suelen ingerir son beneficiosas para su salud.

Sin embargo, se exceden en ellas y en otras menos buenas, lo que los lleva a tener el índice de obesidad más alto del planeta.

Algunos tipos de grasas pueden hacerte entrar en depresión, por si no lo sabías.

Pero tenemos las claves para ir incorporando las grasas saludables a tu dieta y aprovecharte así de sus numerosos beneficios.

Durante décadas, los expertos en nutrición han sido bombardeados constantemente con una misma frases por parte de sus clientes: “Las grasas son malas”.

Afortunadamente, la ciencia moderna nos ha enseñado que consumir la grasa correcta, tanto el tipo como la cantidad, nos hará más fuertes, musculosos y vibrantes.

Hemos aprendido, incluso, cómo algunos tipos de grasa consiguen que la gente deje de picotear entre horas, cómo nuestro cerebro mejora sus funciones, y cómo recarga las pilas de nuestras hormonas.

Las dietas bajas en grasa ¿son saludables?

Aguacates y frutos secos Que la grasa sea mala para ti es una teoría o un mito muy difundido desde los años 50. Es más, el científico Ancel Keys, armado con datos factibles dijo que las grasas saturadas causaban enfermedades del corazón. Las dietas bajas en grasa son una pura tortura para la gente que las sigue. Por ejemplo, una mujer de 29 años tiene un porcentaje de grasa corporal del 15%. Su cuerpo, obviamente, necesita grasas. Nuestro cerebro contiene grasa.

Cuando los químicos comenzaron a fabricar comidas bajas en grasa, sustituían la grasa eliminada por azúcares y proteínas.

Esto provocaba que estas comidas nos llevaran a niveles muy altos de insulina y cortisol (la hormona del estrés), por lo que nuestra energía caía empicada.

Las investigaciones mostraron que cuando comemos este tipo de comidas modificadas, hay un alto riesgo de padecer alguna deficiencia cardíaca, cáncer, diabetes, problemas tiroidales, resistencia a la leptina, y ganancia de peso.

Para las mujeres, las grasas son vitales para el equilibrio hormonal y la fertilidad. Durante el embarazo, los ácidos grasos Omega 3 son fabulosos para la creación de las bases de cerebros sanos en el feto.

Nuestros cerebros están hechos en un 10% de Omega 3. Aunque algunos cuerpo no produzcan de manera natural este tipo de grasas, es esencial que busquemos la manera de consumirlos por la salud del feto y la nuestra.

Comer grasas nos hace engordar

Aceite de almendras Si piensas que comiendo alimentos con pocas calorías, y en exceso, vas a eliminar el peso que quieres, estás equivocado/a. Todo está en el tipo de calorías que consumas. Los estudios muestran que la gente que lleva dietas altas en carbohidratos se siente más saciada rápidamente y hacen menos picoteos entre horas que antes, además de perder peso. También dicen que comer grasas nos hace ser más inteligentes, pero tengo mis dudas.

Grasas buenas vs. grasas malas

Aceites y mantequilla La grasa es el micronutriente más anti inflamatorio. No todas las grasas son malas, es algo más complejo. ¿Cuáles son las clases correctas de grasas? Se utilizan dos reglas para conocer bien las grasas que consumimos. La primera de ellas, es mirar el nombre de los componentes grasos que contiene un determinado alimento, cuanto más corto es, más saludable. Por eso, en mi experiencia, me he dado cuenta de que las mejores grasas las encontramos en el aceite de coco y en la mantequilla (no la margarina).

La segunda regla que tenemos que llevar a cabo es considerar cómo de estable es una grasa. Las moléculas de grasa se oxidan cuando el oxígeno contacta con ellas.

Cuando la grasa de oxida, aparecen los radicales libres en la comida y, una vez ingeridos, pueden causar todo tipo de inflamaciones.

Las grasas más estables son las saturadas porque tienen menor espacio para que el oxígeno entre y le afecte, seguidas de la monoinsaturadas.

Las grasas insaturadas son menos estables, pero las necesitamos para proteger al corazón, incrementar la función cerebral, regular el colesterol y combatir el cáncer.

Así que estamos en un entredicho, pues ambos tipos de grasas son saludables para ciertos aspectos del cuidado de la salud, pero no podremos excedernos nada en el consumos de ninguno de los tipos.

Lo más adecuado, y como todos tenemos organismos que reaccionan de distinto modo a ciertos nutrientes, es acudir a un especialista médico en nutrición y realizarnos una prueba de intolerancia.

De esta manera sabremos qué podremos consumir en mayor medida y de qué debemos mantenernos alejados.

Última actualización: 19/02/2016 a las 09:48

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo