Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El ejercicio físico nos hace tener menos hambre

Corredora comiendo una manzana A veces, darlo todo el gimnasio o en la calle entrenando puede hacernos sentir que podemos excedernos comiendo después del duro trabajo hecho. Pero, según un nuevo estudio, el ejercicio intenso en realidad nos hará querer comer menos durante el día, lo cual podría explicar que en la mayoría de los casos nos apetezca un vaso de zumo natural cuando terminamos el entrenamiento. Aunque muchos afirman que entrenar da hambre, vamos a desmentir esto a través del estudio realizado.

En el estudio, publicado en el diario Medicine and Science in Sports and Exercise, los investigadores del Reino Unido revisaron la relación entre el ejercicio intenso y el hecho de tener hambre.

Y resulta que este tipo de trabajo es más eficaz para reducir la cantidad de calorías consumidas que una simple reducción de ingesta por sí sola.

Tuvieron en cuenta el consumo calórico de dos grupos de personas: el primero de ellos creó un déficit de energía (calorías) reduciendo la ingesta de algunos alimentos, y el segundo grupo crearon otro déficit de calorías, en esta ocasión, realizando entrenamiento cardiovascular sobre la cinta de correr durante 90 minutos.

Al finalizar, se les ofreció un buffet de comida variado para medir cuánta cantidad comería cada grupo. Sorprendentemente, aquel grupo de personas que había entrenado sobre la cinta consumió cerca de 1/3 menos de calorías que aquellos que generaron un déficit calórico mediante una dieta estricta.

(663 vs 947 kcal.). De aquí se sacaron dos conclusiones:

A dieta extricta

  • Cuando nos ejercitamos, la hormona del hambre (grelina) disminuye su cantidad, mientras que la hormona que suprime el hambre (péptido YY) aumenta.

  • Cuando restringimos la ingesta de calorías a través de una dieta severa, sucede lo contrario que en el anterior caso (la grelina aumenta y el péptido YY reduce su cantidad en el organismo).

Los investigadores piensan que el efecto que provoca el ejercicio físico, en este sentido, tiene que ver con el flujo sanguíneo en el estómago.

La grelina se produce en las células que hay en el estómago, lo que provoca una reducción del flujo sanguíneo a este órgano y, consecuentemente, una reducción de grelina en la sangre.

Hasta ahora, los investigadores solo se han fijado en los efectos durante los primeros dos días tras el ejercicio físico intenso, por lo que no pueden afirmar ni estar seguros de si la supresión del hambre durará más de lo estudiado.

Por tanto, mantener un plan de entrenamiento moderado y suprimiendo aquellos alimentos demasiado calóricos (azúcares y grasas trans), nos aportará todo tipo de beneficios para la salud.

Última actualización: 17/03/2016 a las 09:57

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo