Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Sabes qué es la anorexia nerviosa?

El-tratamiento-de-la-anorexia-comienza-por-reconocer-el-problema-por-parte-del-paciente1

La anorexia nerviosa, junto con la bulimia, supone uno de los trastornos psicógenos alimentarios (TPA) más frecuentes en la actualidad. Está considerada como una enfermedad mental y no ha de confundirse con la anorexia en sí (falta de apetito o negación a comer), que sería un síntoma, y que puede aparecer en otras muchas enfermedades o procesos que afectan a un individuo. Hoy te vamos a enseñar a detectarla, prevenirla y tratarla a través de unos sencillos pasos.

Lo que caracteriza a esta enfermedad es que aparece una distorsión en la percepción del peso y de la imagen corporal propia del enfermo, lo que causa en el paciente un gran miedo a engordar aún estando por debajo del peso ideal para su edad y talla, y que lo conduce a un estado de malnutrición e inanición, que si no se soluciona puede llegar a acabar con la vida de éste.

Aunque clásicamente los TPA son un grupo de enfermedades que afectaban fundamentalmente a mujeres adolescentes y jóvenes, actualmente se está produciendo un incremento en el número de varones afectos con dichos trastornos. Este hecho es debido en gran parte, aunque no únicamente, a factores socioculturales (publicidad, medios de comunicación…) y valores estéticos actuales que empujan a una población cada vez más joven y sometida a una presión enorme, a realizar dietas alimentarias con efectos contraproducentes o a adoptar hábitos que a la larga son insalubres y que pueden llegar a acarrear algún tipo de trastorno.

Según algunos estudios, se ha constatado que en un alto porcentaje de los casos, la anorexia suele comenzar con algún tipo de dieta enfocada a perder peso. Y suele ocurrir, que si ésta no resulta satisfactoria, la pérdida de peso pasa a convertirse en algo obsesivo. A esto le sumamos el hecho de que existen personas con unos determinados rasgos psicológicos y de personalidad que las hace más propensas a sufrir uno de estos TPA, desarrollando un temor desproporcionado a engordar o a recuperar lo ya perdido y que se vuelve patológico.

¿Cómo puedo detectarla?

Conforme progresa la enfermedad, estas personas perciben su imagen cada vez más deteriorada, se ven obesos incluso cuando están extremadamente delgados, aunque curiosamente niegan su enfermedad total o parcialmente. Se vuelven irritables y se muestran ansiosos debido al temor a engordar del que hablábamos antes, suelen estar continuamente pendientes de su aspecto e imagen corporal y preguntan continuamente por ella a los que les rodean, se pesan a todas horas, se miran mucho al espejo e incluso en ocasiones van a realizar un exceso de ejercicio con la finalidad de perder aún más peso.

Es muy típico observar en estos enfermos lo extremadamente maniáticos que son a la hora de comer, llegando incluso a ritualizar dicho acto. Además, es frecuente que tras consumir algún alimento, recurran a la provocación del vómito, uso de laxantes y diuréticos, alternándolos con periodos de ayuno. Todo esto, conduce a un estado de desnutrición crónica que al final, puede llegar a ser mortal de necesidad.

anorexia1

Como consecuencia de esta desnutrición y el exceso de ejercicio se van a encontrar asténicos, cansados y van a enfermar con mayor frecuencia y facilidad debido a que su sistema inmune se debilita. Como podemos ver, los síntomas son muy numerosos y variados y entre otros, se encuentran una mayor pérdida capilar, las uñas se vuelven más frágiles y quebradizas, igualmente ocurre con sus huesos al disminuir su densidad ósea y muscular, con lo que pueden fracturarse ante traumatismos de una intensidad relativa baja, y en la mujer, por ejemplo, son muy típicas las alteraciones menstruales e incluso puede llegar a desaparecer la regla (amenorrea).

¿Cómo podemos prevenirla y tratarla?

La mayoría de los expertos en la materia coinciden que para evitar dicho trastorno es básico y fundamental la prevención. Si bien es cierto, al ser una enfermedad mental, es muy difícil saber a primera vista que tipo de personas son propensas a sufrir la enfermedad atendiendo sólo a rasgos de su personalidad, no obstante es indispensable sospechar de ella en cuanto observemos alguno de los comportamientos o síntomas que antes hemos descrito en alguno de nuestros familiares o amigos, y ponerlo de inmediato en manos de médicos especialistas, ya que la base del tratamiento (que es además a largo plazo) y lo más importante, es la psicoterapia cognitivo-conductual y familiar, y en algunos casos determinados o que revistan una mayor gravedad serán prescritos fármacos antidepresivos (típicamente la fluoxetina) o recurrir al ingreso hospitalario, aunque siempre y recalco este SIEMPRE, por mandato y bajo supervisión médica.

El objetivo final será el aumento de peso, la aceptación del peso idóneo por parte del paciente, intentar eliminar las alteraciones psicopatológicas, así como revertir los signos y síntomas que hayan podido aparecer.

Última actualización: 12 de April, 2016

Luis Manuel Sanchís

Foto Luis Manuel Sanchís

Médico de profesión y licenciado en biología. Apasionado de la salud y el deporte. Me considero un tipo familiar y amigable. Disfruto con todo lo que hago y me encantan los retos como éste en el que me embarco de colaborar y formar parte de sporadictos.

Sigue leyendo